La emoción de una Sesión de Coaching

CORAZON2

Desde que trabajo en el apasionante y sorprendente mundo del Desarrollo de las personas, incluso a los que ya conocía,los he vuelto a conocer, me ha sorprendido lo que valen y tienen dentro. Es muy gratificante ayudar a que salga esa mariposa que todos llevamos dentro y salir por fin de esa cápsula (o capullo) que debimos haber roto hace mucho tiempo. La capsula de nuestras limitaciones.

La mariposa VS Coachee

A través de un proceso de Coaching vemos un redondelito minúsculo que nos deja ver una parte del mundo que no habíamos visto hasta ahora y que ahí estaba. No lo habíamos podido ver porque estábamos metidos dentro de la capsula, con nuestro temor, nuestra exigencia y nuestras inseguridades. Poco a poco la mariposa empieza a asomarse y a darse cuenta que quiere salir al mundo demostrándole su enorme belleza, porque todos somos realmente bellos, doy fe, lo descubro en cada proceso de Coaching. Somos bastante más bellos de lo que nos vemos, por eso a veces no nos mostramos en todo nuestro esplendor, porque nosotros mismos no lo hemos descubierto todavía. Nuestra exigencia nos dice que no somos lo suficientemente perfectos para mostrarnos. Mostrarnos en todo nuestro esplendor no es solo con nuestras fortalezas de mariposa, si no también con nuestras limitaciones.

Es maravilloso como una mariposa que decide asomarse y mostrarse al mundo, lo embellece con su sola presencia.

Así los Coachees (clientes del proceso de Coaching) empiezan a brillar en sus entornos, disfrutando de lo que tienen, alcanzando sus objetivos, sabiendo de las limitaciones y amenazas que deben guardarse o como las afrontarán si aparecen. Sabiendo qué tienen que soltar, y en que se tienen que apoyar.

Soy una vividora = «disfrutadora» de la vida

Cuando un Coachee (cliente) llega a una sesión con sus ojos llenos de chispitas y empieza diciendo: estoy fenomenal, me declaro vividora= «disfrutadora” de la vida, y escuchas como la mariposa está revoloteando, dejándose calentar por los rayos del sol, iluminarse por la luz de la luna, acariciarse por la brisa del viento, mojarse por las gotas de lluvia consciente de lo feliz que eso le hace, de la calidad de vida que eso le proporciona, entonces como Coach me quedo sin palabras, mis ojos y mi corazón también se llenan de chispitas. Hay un frase con la que estoy muy de acuerdo:cuanto menos habla el Coach más poderosa es la conversación. En ese momento de las chispitas que os cuento, la conversación si que es poderosa, me encanta sostener el momento, escuchar, y disfrutarlo. Esos ojos son los que están hablando realmente, y yo con los míos los escucho. Los míos también son unos ojos emocionados.

Un momento chispita

Ayer tuve uno de esos momentos, en los que vi a esa mariposa en todo su esplendor. Eso ya estaba el primer día que nos vimos, en la primera sesión, pero dentro de la cápsula, con las alas encogidas y arrugadas. Yo se lo podía haber dicho el primer día, pero no me hubiera creído,ha sido mucho mejor para ella, descubrirlo y recorrer el camino. Solo le hacía falta desplegar sus alas y volar fuera de ahí, cambiar, ampliar la mirada. Yo le acompañé para que tuviera la curiosidad de hacer el primer agujerito, y luego ella ya se dió cuenta como romper la cápsula sesión tras sesión. No es fácil, hay que ser valiente para romper la cápsula e ir más allá de ella.

El Coaching es un aprendizaje vivencial, y de ahí su fuerza, su potencia. No solo es vivencial para el Coachee si no también para el Coach, cada sesión es un aprendizaje, me lo dice la teoría y lo afirmo en la práctica.

¿Quien dijo que no se puede cambiar? Claramente, alguien que no tuvo al lado un Afincoach.

Nadie ha dicho que sea fácil, solo hay que querer.

Gracias por esos momentos de chispitas.

cropped-Afincoach_logofinal_completo3-e1419203298498.jpg

¿Te sientes o estás siendo especial?

cada persona es unica

El 28 de febrero es el Día Mundial por las Enfermedades Raras.

FEDER lidera en España la Campaña que se está organizando, y que se celebrará en los meses de febrero y marzo en coordinación con la Organización Europea de Enfermedades Raras (EURORDIS) y con la I Alianza Iberoamericana de Enfermedades Raras (ALIBER). Os animo a que visitéis su web para conocer la impresionante campaña que han desarrollado; es asombroso el enfoque que le dan, y su capacidad de acceder a distintos niveles sociales y de decisores en materia de salud.

Alguno de los objetivos de la Campaña que quisiera descatar son:

  • Sensibilizar, informar y formar sobre las enfermedades raras en España transmitiendo un sentimiento de esperanza y posibilidad de cambio.
  • Trasladar la importancia de la ACCIÓN demostrando que lo que se haga hoy puede repercutir en la vida de las personas con enfermedades raras mañana.

Una ER afecta a 5/10.000 personas. El retraso en el diagnóstico, cuyo promedio de tiempo se eleva hasta casi los 5 años, o más, supone graves consecuencias para el paciente y su familia, como nos cuentan desde su web.

Y en su declaración, dejan constancia de su interés en impulsar la figura del Gestor de casos. Esta figura, nos describen también, actúa de nexo de unión entre los Centros de Atención Primaria, los Especialistas, los CSUR y el paciente y su familia, para garantizar una correcta coordinación entre servicios y profesionales (identificando la mejor ruta de derivación) y un apoyo emocional y de acompañamiento integral durante todo el proceso asistencial.

Todo esto, que estoy leyendo desde hace más de un mes gracias a las publicaciones que van realizando (mi felicitación a la gestión que realizan en redes sociales y medios), me lleva a dos reflexiones que me rondan en la cabeza desde hace algún tiempo:

  1. Como decía una persona a la que admiro y que hoy ya no está conmigo, “ni son todos los que están, ni están todos los que son”.

Y me explico: ¿Qué es raro? ¿Quién es raro? Cuando hablamos de Enfermerdades Raras, y vemos la dimensión que alcanzan, veo más “amable” otro término que usan, que es el de Enfermedades Poco Frecuentes. El lenguaje no es inocente, y cómo la sociedad habla de una enfermedad, paciente y persona, va a definir muy probablemente cómo la trate y se dirija a ella. Quienes podemos decir en un momento determinado que estamos sanos y normales, ¿estamos seguros de que en nuestro interior, a nivel genético, no saltará nunca una alerta sobre una patología que no esperábamos, o desconocíamos? ¿Quién nos puede asegurar que ésto no ocurrirá? ¿Y será que a partir de ese momento nos convertiremos en “raros”? Como os decía, cuidado con el lenguaje que utilizamos, puesto que no es inocente, y siempre será usado en base al fin que queremos conseguir y, muy importante, basado en las creencias que tenemos, muchas de ellas limitantes, y que no nos abren la posibilidad de aprender ni conocer sobre lo que es diferente a mí.

 

  1. ¿Que es la vida, vivir o sobrevivir? Cuando un miembro de una familia recibe el diagnóstico de una enfermedad, “toda la familia enferma”, y más aún en casos como las Enfermedades Poco Frecuentes, en las que nos dicen que el diagnóstico puede llegar al cabo de los 5, o incluso 10 años. ¿Se convierte la vida en este caso, en un intento de supervivencia a lo desconocido? ¿Qué podemos hacer para facilitar y acelerar este proceso? Me parece fundamental una figura que están impulsando, como así anuncian en su declaración, y que es el Gestor de casos, proporcionando apoyo emocional y de acompañamiento integral durante todo el proceso. Asumo que este apoyo emocional se facilita tanto a la persona con la patología, como a su familia, que habrán de gestionar durante todo este tiempo, el sinfín de situaciones emocionales por las que pasarán, y con las que probablemente convivirán definitivamente durante el resto de su vida, más allá del momento de diagnóstico. Lo dicho, me parece una petición muy necesaria.

 

Mi enhorabuena a las Asociaciones implicadas y trabajando en esta iniciativa, que apoyan a tantas familias en todos sus aspectos, y nos abren una ventana a los que tanto tenemos que aprender sobre la capacidad de superación, coraje, y posibilitadora de cambios a través de la actitud.

“Así como yo me vea, será como me verán los demás”.

#hazlasvisibles

http://www.enfermedades-raras.org/index.php/dia-mundial-2015

 

ACEPTACIÓN

 

Me acaba de pasar algo que o bien os ha ocurrido, o bien sabemos de alguien a quien le ha pasado. Sí, me acaban de robar la cartera. Mientras bajaba del tren de cercanías, llegando a Atocha, nos amontonábamos en la salida y yo estaba pendiente de mis hijos (3 entre 8 y 12 años) para no perderles de vista, al mismo tiempo que cargaba de dos mochilas y una maleta. He de reconocer que en estas situaciones suelo extremar la atención pero sin duda eran unos profesionales. Una chica me impedía bajar las escaleras, mientras por detrás la gente que quería bajar, no dejaba de empujar, y en todo el follón, alguien sigilosamente debió meter su mano en mi bolso y sin ninguna resistencia sustrajeron (como escribe el comisario de policía en su informe) la susodicha cartera.

Bueno, toda esta historia viene a cuento por el tema que había elegido para hablaros en este blog y me ha hecho gracia lo ocurrido, bueno relativamente. Y es que le viene al pelo.

Os voy a confesar que antes de certificarme como Coach, después de un percance como el que os acabo de relatar, habría montado en cólera y habría dado un espectáculo bastante poco educativo para mis hijos, del que seguro me habría avergonzado. Ahora me tomo las cosas de otra manera y he aprendido a aceptar las cosas que no se pueden controlar.

Sin duda he aprendido que no puedes montar ningún numerito que al 99% no podía evitar, así que la mejor decisión es cambiar el argumento, o en otras palabras lo que nos decimos internamente. “He de dar ejemplo, aceptar lo inevitable y actuar responsablemente”. Lo primero no perder los papeles, mostrar serenidad y actuar en consecuencia.

La aceptación promueve la apertura de sentimientos, pensamientos, guiones y tendencias de conducta poco útiles, para dejar de luchar con ellos o evitarlos, permitiendo aceptar aquello que no podemos modificar, sin resignarse a actuar en pos de objetivos y metas.

No solo en estos casos sino en todos los que podemos vivir a lo largo de una vida, la aceptación facilita que las personas tomen conciencia de los efectos negativos que tiene para ellos la evitación de barreras mentales para alcanzar sus metas.

Aceptación significa que puedes encontrar en tu corazón la serenidad para cambiar con tu pasado, con tus errores y pesares, transportándote hacia el futuro con una acción decidida, pues, por fin, te atreves a hacer lo que más deseas.

Cuando haya momentos difíciles en tu vida, sabrás hallar el amparo para aliviar tus pesares. No dejes que te roben tus aspiraciones y esperanzas; evita las críticas de los mediocres que se unen para sugerir la perfección para siempre. Te sobrepondrás a la imperfección. Igual que a los malos sueños del pasado. Aceptando lo peor, podrás conservar lo mejor y encontrarás en la acción tu alma, el desarrollo y la esperanza que te acompañe toda la vida.

Pero ¡ojo! No debemos pretender estar siempre aceptando; sería ridículo y autodestructivo. Sólo aquello que ya no podemos cambiar.

LA ESCUCHA EN LAS AULAS

Es una actividad recurrente debatir sobre la penuria y excelencia de nuestro sistema educativo, especialmente cuando se publican los Informes PISA. Recordemos que el informe de 2014 refleja que tan sólo el 1% de los estudiantes españoles se encuentran en el nivel de máximo rendimiento.

¿Por qué no somos capaces de ofrecer mayor calidad en la Educación a nuestros hijos? ¿Dónde está la solución; nuevas asignaturas, Carreras de 3 años, de 5…..? Si analizamos el proceso educativo como una cadena de valor, rápidamente identificamos que hay un elemento clave: LOS DOCENTES. Me atrevo a decir que el docente tiene en su mano colocar el listón de la excelencia en un nivel o en otro. De hecho, algunos lo hacen y consiguen resultados extraordinarios.

Recientemente he tenido la oportunidad de leer dos artículos de docentes que aplican una metodología diferente en sus enseñanzas. Como no podría ser de otra manera, los resultados que consiguen también se alejan de la media, para bien en este caso. Son la madre Montserrat del Pozo conocida como Sor Innovación, del Colegio Montserrat de Vallvidrera y César Bona, joven profesor del Colegio Puerta Sancho y candidato al Nobel de los profesores, el Global Teacher Prize,

¿Qué hacen en sus alas tan complicado y que les lleva al objetivo buscado? Entre muchos puntos, destacaría tres:

  • empoderan a los alumnos, trasladándoles la autoridad para organizarse, preguntar, opinar…
  • instalan el feedback como herramienta común de mejora mutua.
  • escucha empática.

El último punto me parece el más relevante. Ya no es sólo el alumno quien escucha, como ocurre en el modelo tradicional, sino que el profesor también lo hace, de una forma activa y haciendo ver a los alumnos lo importante que es su opinión. Fomentar la escucha en el aula no depende de los alumnos sino del profesorado y ellos lo harían de forma más intensa y frecuente….si se les entrena para ello.

No les carguemos de culpabilidad; la realidad es que tienen que vivir dentro de un sandwich de múltiples capas donde aguantan la presión de los propios alumnos, de los padres, de las autoridades, de la Dirección del Colegio……. Si no se sienten escuchados, cómo vamos a pedirles que fomenten esa misma escucha.

¿Cuál es la solución? Complicada y llevará tiempo, pero podemos empezar por ofrecerles un Coach que les escuche y apoye en la transformación necesaria, mientras les entrena para escuchar activamente y recibir feedback.

A continuación tenéis dos artículos que hablan de César Bona y la Madre Montserrat.

http://ow.ly/IozDw

http://ow.ly/IozIb