CoachArte: cuando se une el Arte y el Coaching para ponerte las pilas!

Punto Partida CoachArte un lienzo por trabajar

Sabía que el plan del sábado resultaría interesante, pero superó mis expectativas y las de las asistentes.


El sábado pasado vivimos una jornada de Arte y Coaching. No solo desconectamos del tiempo, y conectamos con nosotras y «nuestro ahora», sino que además, por boca de nuestras asistentes, disfrutaron compartiendo opiniones y su ahora. (Hablo en femenino porque todas las asistentes éramos mujeres ,maravillosas mujeres, todo sea dicho. Qué interesante sería trabajar también con hombres… ahí  lo dejo).

Trabajamos a través del arte nuestro ahora, haciendo y componiendo nuestro ninot. Hacer una creación artística para tomar conciencia de quién estamos siendo, ayuda enormemente a plasmar, más allá de lo que podríamos decir con las palabras.

Admirar por fuera, para ver desde dentro.

Es la segunda vez que realizamos este taller. El ambiente que se genera con mujeres de diferentes edades, “ahoras” y opiniones, nos acerca, nos atrevemos a ofrecer ideas a las demás y nos vamos satisfechas y con ganas de compartir una cerveza. Lo que se dice, una buena tarde. 

Paloma Rueda de ArtRoom, la parte creativa y artística de este taller,  a partir de la composición que creamos, nos dio información sobre nosotras. Para que os hagáis una idea, su enfoque sobre mi ninot, ha provocado una reflexión en mí, de lo más interesante: vivo un momento con fuertes contrastes y anhelo un mañana más “slow”. Y utilizo esta palabra porque en mi perfil de whatsup, curiosamente, pongo “slow living” y parece que mi realidad no está siendo tan “slow” como quisiera… y no me estaba dando cuenta. Así no podía poner acción para conseguirlo, ahora será más fácil.

Trabajando este taller desde el Coaching, y siguiendo en primera persona, hago ahora el ejercicio de comprometerme con acciones que me lleven a mi “slow living” y dejar de hacer, pensar y decir, lo que me aleja. He tomado conciencia, primer paso para generar un cambio. Ahora pasaré a la acción.

Éste fué el productivo crecimiento personal que me proporcionó CoachArte, cuando hicimos la prueba del primer taller.Yo digo: “I have walked my talk” y como veis así es.

Nuestros «ahoras» en CoachArte

Cómo co-conductora del taller, hay muchos aprendizajes, y me quedo con la reafirmación de lo necesario que es, parar de vez en cuando, y pensar en nosotr@s, escuchar a otr@s, aceptar ideas y opiniones, y desde ahí, con esa introspección, ¡ponernos las pilas!.

No me olvido del buen rato que pasamos y lo bueno que es eso para la salud y el alma. Esta es nuestra contribución a la salud y el alma de quien asiste a nuestras propuestas. ¡Gracias por hacerlo!

Nuestra contribución a la salud y el alma.

Vamos a seguir contribuyendo a la salud y el alma de quien asista a nuestros talleres, así que pídenos información. Objetivo: desconectar de rutinas , conectar contigo y ponerte las pilas!

¿Por qué nos cuesta tanto dar y recibir feedback en las empresas?

¿Te conoces bien?

Si queremos cambiar los rrhhh en las organizaciones, hacia una cultura del feedback, del desarrollo de personas y del compromiso, y si queremos líderes persuasivos, colaborativos y que inspiren, desde la humildad y el ejemplo, deberíamos fijarnos en nuestro modelo educativo y poner foco ahí. Porque es ahí y en casa, por supuesto, donde nuestros hijos están formando sus creencias y modelos.

Ellos entenderán que lo que ven en sus padres y profesores, es lo que debe ser y que así será en las empresas que trabajen, cuando sean adultos. Seguirán el mismo patrón.

En las charlas que damos en Afincoach con equipos de trabajo en empresas, no dejamos de decir, que nos cuesta escuchar y dar feedback porque no nos han enseñado, que seguimos siendo jefes y no lideres porque era así en las escuelas del siglo XX, y que no estamos familiarizados con la asertividad y la empatía porque nunca nos preguntaban por nuestras emociones. Pues bien, eso está cambiando, poco a poco en las empresas, pero ¿qué se está haciendo en nuestros colegios e institutos? Poco o nada.

Tengo tres hijos. Diría, y está mal que yo lo diga, que son buenos, inteligentes y bastante educados, aunque, por supuesto, con sus cosas típicas de adolescentes. Si comparamos el instituto con una empresa, veremos que en ambas hay evaluación del desempeño, evidentemente, pero hay todavía, muchísimas más diferencias. Les he preguntado a mis hijos si han tenido alguna reunión con sus profesores en privado para recibir feedback, es decir, que en privado les dijeran, qué haces bien, qué talento percibo que tienes, qué podrías mejorar, y que les preguntaran: ¿qué te gusta?, ¿tú qué opinas? ¿qué quieres conseguir? ¿qué te está faltando? …

Ninguno de los tres ha tenido ni una sola reunión, en privado, en ese sentido. ¿Qué creéis que harán ellos cuando estén en una empresa? Lo mismo. ¿Cómo vamos a cambiarlo?

El ser humano por lo general y sobre todo en la adolescencia, siempre está queriendo saber cómo es percibido y qué opina la gente de él, pero pocas veces pregunta directamente.

Me pareció maravilloso aprender la Ventana de Johari, es una herramienta de Psicología cognitiva, creada por Josep Luft y Harry Ingham. Muy útil para el análisis de uno mismo, y la gran ventaja es que se puede aplicar en cualquier área de la vida. Me gusta porque es una gran oportunidad para el autoconocimiento.

Recordemos en qué consiste. Mira el dibujo de arriba y observa:

Área Pública: Es la parte de nosotros mismos que los demás también ven.

Área Ciega: Es la parte que los otros perciben, pero nosotros no, es decir, lo que los demás saben de nosotros y no nos cuentan.

Área Oculta: Es el espacio personal privado. Lo que sabemos de nosotros mismos pero que no queremos compartir.

Área Desconocida: Es la parte más misteriosa del subconsciente que ni uno mismo ni los demás logran percibir. Un área donde se encuentran capacidades o habilidades ocultas. Una ventana desde donde podemos explorar cosas nuevas.

¿Quieres conocerte mejor?

Si estás dispuesto a conocerte mejor, los esfuerzos hay que ponerlos en el cuadrante 2, en el área ciega. ¿Quieres saber cómo? Pidiendo feedback o retroalimentación a las personas más cercanas. Que te digan honestamente lo que opinan de ti. Y ampliando esta área y compartiendo también el área oculta, entraremos un poco más en nuestra área desconocida. 

Para generar cultura de feedback, debemos empezar con nuestros hijos. Démosles y pidámosles feedback.  

El feedback positivo, recordad, se puede dar en publico o en privado, al ser y al hacer.

EL feedback de mejora, siempre en privado y solo al hacer.

¿Quieres que nuestros hijos aprendan también a conocerse mejor? ¿y que conociéndose mejor tomen mejores decisiones en su vida?

¡¡¡Enseñémosles!!!!