Coaching y salud

¿Te planteas que relación puede haber entre tus emociones y tu estado de salud? ¿Tienes síntomas que relacionas con tu estado emocional? ¿Quieres tomar las riendas de tu salud?

 

¿Qué sentiste el día que le diagnosticaron su enfermedad a ese ser tan querido?¿Cómo afrontas desde entonces tu día a día, y cuáles son tus retos diarios? ¿Crees que el apoyo a la familia de los pacientes, es clave para sacar adelante a la familia?

 

Como profesional sanitario, ¿te enfrentas a momentos conflictivos con tus pacientes?¿Cómo te comunicas y conectas con tus pacientes? ¿Consideras que tu forma de llegar a tu paciente forma parte de las claves para la mejoría y recuperación de tus pacientes?

 

Cómo equipo sanitario, ¿os planteáis un abordaje integral en el tratamiento/seguimiento de vuestro paciente y su patología? ¿os planteáis un abordaje común en la forma de tratar a los pacientes y a los familiares ante enfermedades graves o crónicas?

 

 

Todo lo que pasa en nuestro cuerpo está ligado con nuestros pensamientos y emociones, toda causa tiene un efecto que se manifiesta, en este caso como salud y enfermedad.

Cambiar la forma en que vemos el mundo, es posible, y puede tener influencia en nuestro cuerpo, en nuestra biología. El objetivo del Coaching en Salud es complementar el conocimiento médico tradicional, nunca suplantarlo.

Existen teorías de diferentes científicos para entender mejor las causas de las enfermedades, y su relación con la salud. Por ejemplo la epigenética es una de las materias que aborda estos temas, entre otras.

 

La relación entre Cuerpo-Mente-Espíritu, entendiendo a la persona como una totalidad, son conceptos que ayudan al Coach.

 

El Coach-Salud acompaña y ayuda a su cliente (no paciente) para que se responsabilice de su cuerpo y tome el control de su propia salud y bienestar. Ayuda al médico o profesional sanitario a manejar las competencias no técnicas (escucha, comunicación, empatía, etc) tanto con sus pacientes como con sus colaboradores

 

Un proceso de Coaching en salud, se basará inicialmente en aquella patología que el paciente quiere trabajar. Y continuará en las siguientes sesiones como cualquier otro proceso de Coaching, a diferencia del objetivo que cada uno tiene, y que en este último será de salud.

 

Igualmente, Coaching y Salud está dirigido a los profesionales sanitarios, de modo que este proceso de Coaching les facilite nuevas herramientas para aplicar en la consulta.  Utilizando estas herramientas, obtendrán mejores resultados en sus pacientes.

 

 

Cuando hablamos de un paciente, dejamos a un lado de forma habitual a sus familiares, que en muchas ocasiones requerirán apoyo para entender, tiempo para asimilar, herramientas para gestionar y apoyar a su familiar enfermo. Cuando enferma una persona, en muchas ocasiones enferma la familia. El Coach en Salud puede acompañar a la familia en aquellos retos que se planteen para afrontar la situación, mejorar desde su perspectiva y plantearse el cómo desde que el apoyar al familiar enfermo.

 

Lo más importante a tener en cuenta antes de nada es que Hacer Coaching a la Salud de alguien, no es hacerle coaching a su enfermedad, sino a la persona que la porta, puesto que no somos médicos (para ello están los especialistas) sino que somos Coachs. El Coach no sustituye al médico ni a su tratamiento, sino que será algo complementario a lo que el personal sanitario determine para su paciente.

 

Las pruebas de que el “sistema nervioso” influye en el “sistema inmune” se remontan, por lo menos un siglo atrás cuando se demostró que una “rosa artificial” desencadenaba una respuesta alérgica en un paciente alérgico a las rosas (que ignoraba que fuera falsa).

 

Además, desde hace mucho tiempo se conoce la importancia de los “factores psicológicos” en la evolución de muchas “enfermedades”; después de las investigaciones de Seyle, los estudios de Holmes y Rahe sobre el “estrés” (1967) demuestran hasta qué punto al organismo le cuesta adaptarse a cualquier hecho importante (positivo o negativo) que modifique el ritmo de vida.

 

Carl y Stéphanie Simonton han demostrado el impacto de la visualización positiva, así como de las convicciones mentales (creencias), sobre la evolución del cáncer. Cinco años después de una operación de cáncer de mama, entre las mujeres que aceptan su enfermedad, se dan un 75% de metástasis y un 38% de muertes; en cambio, las cifras se reducen a un 35% y un 10%, respectivamente, entre las mujeres que luchan contra la enfermedad con métodos psicoterapéuticos (visualización).

 

Existe, por otro lado el efecto contrario; se llama el efecto nocebo, por el cual las creencias negativas son capaces de provocar enfermedades psicosomáticas.

 

Referencias:

Adder, R., Psychoneuroinmunology, IV edition, vol 1 and 2, Academic Press, Amsterdam 2007.

http://www2.esmas.com/mujer/dietas-y-ejercicios/psicologia/094276/emociones-afectan-tu-salud/

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1130-52742006000300005&script=sci_arttext

http://listas.20minutos.es/lista/los-organos-del-cuerpo-y-su-relacion-con-las-emociones-344488/