El poder del lenguaje

María Gil Octavio de Toledo                                          Logo afincoach
10/03/2015
EL PODER DEL LENGUAJE
En este último año estoy aprendiendo e incorporando frases poderosas que me hacen meditar sobre el poder del lenguaje.
Una de las últimas que he leído en el whatsapp de mi amiga Sook es la siguiente:
Si es importante para ti, encontrarás la manera, si no lo es, encontrarás la excusa
Y ¡qué cierto es!. Estamos rodeados de gente que está continuamente poniendo excusas y diciendo a todo “es que… “”es que…” , personas a las que otro amigo mío llama “esquezofrénicos”. No hay que darle más vueltas, simplemente aquello de lo que se excusan no era realmente importante para ellos. Dejemos de engañarnos y comprometámonos de verdad. Digamos si cuando sea si, y digamos no cuando no estemos dispuestos. Aprendamos a decir “no”. Seamos honestos y no creamos falsas expectativas, y eso en todos los ámbitos de nuestra vida, familiar, personal, afectiva, profesional. Nos ahorrará más de un disgusto o tener que dar complicadas explicaciones. Eso sí ,cortés y valiente.
Ahí radica la importancia del lenguaje. El lenguaje provoca una emoción y de la emoción surgen las acciones. Si nuestro lenguaje no es honesto con nuestros intereses y nuestros valores, nuestra emoción será confusa y eso a su vez generará acciones que podrían ser malinterpretadas.
Pero no solo estoy incorporando frases en mi vida, también he aprendido a cambiar mi lenguaje. Antes me recriminaba continuamente mis errores, estaba continuamente en la exigencia, sin embargo, he incorporado dos palabras muy muy potentes para mí, que son: ¡ Y qué!. Me permito el error ya que ahora lo llamo aprendizaje.
También he dejado de regañarme por todo, he conseguido aceptar que no soy perfecta y que quien no intenta las cosas, no se equivoca nunca. Pues eso, a equivocarse y a disfrutar. No quiero llegar a ser mayor y arrepentirme por cosas que no haya hecho, voy a procurar hacer todo lo que se me ocurra. Salir de mi área de confort cuantas veces sea necesario y afrontar mis miedos precisamente haciendo aquello que me impone. Por ejemplo he empezado por hablar en público, por vender algo que antes desconocía y por dirigirme a personalidades no desde la inferioridad sino desde la igualdad.
Algo muy muy potente también es que he incorporado los piropos, halagos y buenas palabras a toda la gente con la que interactúo a diario y no os podéis ni imaginar que poder tiene eso. He conseguido incluso que me sonrían, me ayuden y me deseen un buen día funcionarios de hacienda y de la seguridad social. Te muestras humilde, torpe, que no sabes, que les necesitas, halabas sus conocimientos y no tardan ni un segundo en querer ayudarte y solventar tus problemas. ¡¡Es poderosísimo!!.
He dado la vuelta al lenguaje con mis hijos. Hasta ahora, yo era mero espejo de lo que yo había recibido de mis padres y los docentes de la E.G.B. que era siempre resaltar aquello que te faltaba, aquello que no habías hecho o que habías hecho mal y aquello en lo que tenías que esforzarte porque no eras bueno. Sin embargo ahora les digo lo buenos, lo generosos, lo inteligentes, lo bien que han hecho esto o aquello y no os podéis ni imaginar cómo se esfuerzan la siguiente vez en sus tareas para que siga siendo así. Les pregunto mucho cómo se sienten con una nota, o con un comentario, o con un insulto, y les hago pensar. Todo esto hace que mejore considerablemente su empatía. Son capaces de identificar cómo se pueden sentir otros en una situación similar. Y la empatía es una habilidad importantísima en un verdadero líder.
En el futuro de mis hijos, la tecnología cubrirá casi todo el conocimiento, sin embargo, las habilidades personales, las inteligencias múltiples y el lenguaje serán las armas que ellos tengan y que realmente les diferencie de los demás a la hora de destacar.
Ese será mi legado. Yo por mi parte voy a seguir formándome en cambiar mi lenguaje. Ahora estoy convencida de que si se cambia el lenguaje te cambia la vida.
María Gil Octavio de Toledo

Logo afincoach

Deja un comentario