El Profesional Sanitario y El Coaching

Cambio de paradigma

A finales de diciembre, pude escuchar en la radio un programa estupendo, un radiomaratón dedicado a combatir enfermedades poco frecuentes. Durante la retransmisión, una de las personas explicaba cómo vivió el momento en el que, hace unos cuantos años ya, el doctor que les atendía le comunicó la realidad sobre la patología (una enfermedad poco frecuente) que padecía su bebé mientras ella lo tenía en sus brazos: en breves palabras describió cómo, ante una situación tan dura, el médico le había dado el diagnóstico (quizá sin grandes dotes empáticas), dejando a la familia sumida en la incertidumbre, dolor, y sorpresa ante dicha noticia.

Se está tratando en la actualidad de manera creciente, importancia a la comunicación médico-paciente. Se han publicado diversos datos que reflejan que un gran porcentaje de los pacientes encuestados buscan en el profesional sanitario apoyo físico y emocional, lo que se facilita al sentirse escuchado y comprendido.

Hoy en día estamos viviendo un cambio de paradigma en la atención sanitaria, que supone pasar de un modelo tecnicista a un modelo humanista.
Una nueva relación donde la empatía y el compromiso tendrán un marcado sello de influencia, favoreciendo la comunicación entre el profesional sanitario y su paciente.

En esta nueva realidad, surge la necesidad de un nuevo abordaje de las relaciones entre personas: la relación asistencial, donde una persona necesita ayuda y la otra persona está capacitada profesionalmente para ofrecérsela.

Tenemos profesionales sanitarios altamente cualificados, que buscan mejorar en sus “habilidades sociales o soft skills”. Éstas, son competencias conductuales que abarcan desde el autoliderazgo, coherencia, integridad, capacidad de atención y de escucha, empatía … hasta la curiosidad, autenticidad, proactividad, pasión, motivación intrínseca, humildad y confianza

El coaching contribuye a favorecer cambios positivos en esta relación profesional sanitario-paciente, dotándole de nuevas aproximaciones a su paciente, con el que consigue mejoras en la adopción de hábitos saludables, favorece la adherencia al tratamiento de los enfermos crónicos y aporta recursos que pacientes y profesionales sanitarios pueden incorporar en su consulta diaria.

Escuchar de manera activa, preguntar más y aconsejar menos, dejar decidir al paciente, felicitar y celebrar sus mejoras. Aquí es donde el coaching, como método basado en la comunicación, puede resultar una herramienta muy útil para muchos profesionales sanitarios.

¿En qué nivel está tu capacidad de escucha; y dónde querrías que estuviese tu nivel de empatía?

Deja un comentario