¿ Sentirte bien es importante para ti?

foto_propiedad_afincoach
Sentirte_bien_afincoach
Cuesta medir que nos ocurre cuando nos sentimos bien. Para cada persona hay una definición diferente sobre que es para ella Sentirse bien. ¿Qué es para ti? Y no queda todo ahí, ¿cómo mides lo bien que te sientes día a día?
Hoy quiero compartir con vosotros la importancia de Sentirse bien día a día y la dificultad o no para medirlo. Porque Sentirse bien no tiene que ser esporádico, a mí me gusta que sea diario.

Cuando Sentirse Bien no es beneficio suficiente.

Es cierto, no es fácil transmitir como medir económicamente un Proceso de Coaching, porque no estamos acostumbrados a ello. Si cuando ofrecemos Coaching decimos, te vas a encontrar mejor (con lo que para ti signifique estar mejor), al cliente no le parece suficiente beneficio. No estamos acostumbrados a medirnos en satisfacción. Si todos los días nos midiéramos nuestro nivel de satisfacción personal, nuestro bienestar, sería más fácil saber qué hemos ganado con nuestro Proceso de Coaching.

Cuando traducimos  «Sentirte bien» en la empresa

Si por el contrario decimos que además de encontrarte mejor tu equipo va a tener una productividad superior porque van a estar más motivados, van a saber relacionarse mejor, pedirse ayuda y ofrecerla, van a comunicarse mejor decreciendo el tiempo que van a gastar en conflictos entre ellos y esperando a “ya lo hará, yo ya se lo he dicho” o peor “yo ya le he mandado un correo”, van a animar al resto, van a ser ejemplo para el resto, van a buscar siempre la opción óptima porque están comprometidos a ser “su mejor versión” o dar lo mejor de ellos….en resumen: van a ganar en productividad.

Una persona que mejore cualquiera de las áreas mencionadas, va a mejorar su rendimiento, y si está enfocado correctamente a lo que quiere conseguir la empresa o él mismo, va a mejorar su productividad.

Cuando traducimos «Sentirte bien» en las aulas

Un docente que tiene que cambiar su metodología de trabajo, porque actualmente se pide (o exige) un cambio en las aulas tanto en contenidos y forma de enseñar como en recursos utilizados (medios tecnológicos), conseguirá hacer ese cambio a mejor ritmo y con mejor disposición, porque a través del Coaching encontrará el compromiso que necesita para realizarlo. El colegio quiere que el docente en un plazo determinado aplique nuevas tecnologías, y que ya no enseñe, que cree el contexto necesario en el aula para que sus alumnos aprendan desarrollando e interrelacionando sus Inteligencias Múltiples.

Los alumnos cada vez tienen más oportunidades para aprender por sí mismos, la información está a su alcance, ¿qué pasa con el docente? ¿Tendrá que adquirir nuevas tareas en su día a día? ¿Nuevas competencias? Y si hacerlo a mejor ritmo y con mejor disposición, no es importante, ¿qué es lo importante?, ¿que lo consiga si o si?

Por mi experiencia empresarial puedo afirmar que eso no funciona y no consigue el resultado esperado, solo lo disimula. Se actualizará sí, pero ¿en el fondo o en la superficie? ¿Se sentirá identificado con esa actualización? ¿Qué podrá aportar a sus alumnos? ¿Lo qué se esperaba cuando se propuso el cambio? o ¿ni chicha ni limonada? ¿Qué necesita realmente el docente además de conocer la nueva metodología de aprendizaje en las aulas?

Queremos que nuestros hijos/alumnos aprendan diferente y ¿cómo puede aprender el docente? o ¿cómo puede darse cuenta el docente que tiene que desaprender para aprender?

Dime, ¿para qué te sirve a Ti estar bien?

Volviendo al comienzo, quizá no es tan complicado medir qué resultados produce el Coaching aunque si laborioso. Mide los segundos, minutos y horas que has ganado en tu puesto de trabajo porque te sientes bien, porque has encontrado tu camino en la misma dirección que tu empresa o tu colegio, súmalos. Dime al mes ¿cuánto tiempo has ahorrado?, ¿en qué lo has invertido? ¿En tiempo para ti, para tu familia, para tus amigos?, ¿para abordar asuntos latentes en tu bandeja de salida personal o profesional que tenías hace días, semanas, meses o incluso años?….

Dime ¿para qué te sirve estar bien? ¿Para qué te ha servido este proceso de Coaching? ¿Cómo va tu productividad? Son preguntas enlazadas a un Aprendizaje de Coaching.

Solo medimos los resultados que son fácilmente medibles. No buscamos el  tiempo necesario para medir de otra manera.¿Para qué sentirse bien no es suficiente?, es decir, qué conseguimos cuando no valoramos el sentirnos bien como un resultado suficiente. 

Y dime, si te sintieras bien o mejor, ¿qué serías capaz de hacer, que ahora no estás haciendo?

logo

TU COACH DE EQUIPO LLEGARÁ EN EL MOMENTO PRECISO

Hace pocos días, he tenido ocasión de acompañar en un proceso de coaching a un equipo “recién” formado. Y entrecomillo recién, ya que se creó hace menos de un mes y llevaba 6 reuniones previas antes de aquella en la que yo me uní, pero lo que para mí era poco tiempo, para algunos de sus integrantes podía ser tiempo más que suficiente, incluso demasiado, ya que en la presentación inicial surgió la pregunta de “¿Y por qué el coach llega tan tarde?, quizá ya es tiempo perdido tenerlo a partir de ahora”. La respuesta en este caso  (teniendo en cuenta que partía de una opinión basada en una creencia limitante), se me hacía retadora, ya que aquello estaba segura de que podía marcar el camino de trabajo, así que respondí “Tu coach llega en el momento perfecto en que lo necesitas”. Se hizo el silencio.

A partir de aquí podría contaros cómo empezamos a trabajar en detalle, pero prefiero centrarme en 3 puntos que fueron claves, desde mi punto de vista, para que viesen “la utilidad de que el coach llegase a partir de ese preciso momento o no otro”:

1. LA IMPORTANCIA DE ESTABLECER REGLAS Y DEJARLAS ESCRITAS

¿Existían reglas? Sí, existían. Cuando empezamos a ver la necesidad de que el equipo acordase el marco de actuación, es decir, las reglas de cómo trabajar, y de “cómo ponerse de acuerdo cuando no estuviesen de acuerdo”, declararon haberlo establecido en la primera reunión… pero no quedaron por escrito. Esto hacía que repetidamente cayesen en aquello que habían dicho que no debían hacer (no interrumpirse, respetarse, participar, etc, etc).

Por tanto, volvimos a escribir cómo el equipo quería trabajar, acordado entre todos, para que todos y cada uno de ellos se comprometiese con ello. Esta hoja quedó lista para ser “enmarcada” y presidir las reuniones a modo de recordatorio, además de hacer una foto que se envío por una red social al grupo

 

2. LOS ROLES Y UNA AGENDA PREESTABLECIDA SON CLAVES

Los roles pueden parecer a priori un absurdo. ¿Para qué necesita un grupo, que quiere llegar a trabajar como un equipo, repartir funciones dentro de la reunión?

Pues bien, habitualmente ocurre que no se reparten roles, bien por desconocimiento, bien por no entender su utilidad, como era del caso del equipo al que acompañaba, lo que lleva a una situación de trabajo peculiar: muchas de las funciones a realizar durante la reunión quedan adjudicadas automáticamente al líder ya que sus compañeros asumen que forma parte del cargo, o bien los cogen miembros que “sienten especial predilección por desarrollar determinadas tareas o funciones”. ¿Qué ocurre en estos casos?, que paradójicamente se crean unas relaciones dentro del equipo, influenciadas o como consecuencia de esta situación, que pueden desvirtuar la forma de trabajo.

Sin embargo, un equipo que tiene claro su objetivo, va a trabajar de forma mucho más eficiente si establece roles en diferentes personas, mejor aún si estos roles rotan entre los miembros del equipo. Así ocurrió con el equipo del que os hablo. Su feedback al final de esa primera sesión era realmente positivo, habían visto una gran diferencia entre el antes y el después en su modo de trabajo. El líder del equipo se sentía más descargado, ya no tanto por las tareas a realizar, sino por la “carga de responsabilidad” que le transmitían sus compañeros y que no quería asumir sino compartir entre todos como proyecto común que querían construir.

Y este reparto de roles les había ayudado también a ser más eficientes durante la reunión. Todos y cada uno de los roles juegan un papel importante en ello.

Si a esto le sumamos que se ciñeron a una agenda que tenían “más o menos cerrada” durante la reunión anterior, y que terminamos de ajustar con tiempos responsables y contenidos, para que de ella pudiese salir acta y compromisos para continuar avanzando en su proyecto, hizo que el equipo finalizase la reunión, con un gran cambio. Veían ahora sí, que esta forma de trabajar les ayudaba claramente a alcanzar su objetivo en el tiempo que se habían marcado

 

3. DEJAR UN ESPACIO EN LA AGENDA PARA EXPRESAR CÓMO SE HAN SENTIDO

Y para finalizar, pero no menos importante, lo que en el mundo del coaching llamamos HACER COCINA. Cuando se prepara la agenda de la reunión, es importante dejar un tiempo al final (15 minutos puede ser suficiente), para “hablar sobre cómo hemos hablado” durante la reunión.

Este espacio nos asegura que ahí tendremos la oportunidad de cerrar capítulo en todos los sentidos. Nadie se llevará nada que no haya podido expresar durante la reunión, que es el espacio donde se ha de contar. Feedback positivo, y feedback de mejora sobre cómo se han  sentido con lo que se ha ido diciendo durante esa reunión. Este equipo necesitó algo más de tiempo de cocina, porque como descubrieron durante la reunión, ya “habían hecho cocina” en alguna reunión anterior sin ser conscientes, de un modo no tan adecuado, y necesitaban dejar puntos en orden: dando feedback al hacer y no al ser; y desde mí, desde cómo me siento yo con lo que ocurre.

 

Cuando finalizó la reunión, el equipo quiso regalarme mi feedback, y el resultado de la primera sesión fue muy positivo: se sentían con fuerza y con mayor claridad de que así podían llegar con más facilidad a presentar su proyecto; habían experimentado ponerse en “los zapatos” de alguno de los compañeros, con lo que decían haber tenido un gran aprendizaje; durante la reunión alguno había visto que trabajar en equipo le iba costando menos; y… sentían que efectivamente, su coach había llegado en el momento preciso, ya que decían que si hubiese llegado antes, no habrían desarrollado determinadas formas de trabajo, o subequipos, o relaciones, o roles, o… y ahora sí podían ver puntos que les iban a ayudar a enfocar mejor su modo de desarrollar el trabajo.

Espero que este equipo continúe creciendo en el proceso en el que están inmersos, que su proyecto (de emprendimiento, por más señas, y con muy buen trabajo de fondo) llegue a buen puerto y arranque con el éxito que se merecen. Y será un placer poder acompañarles durante todo este tiempo.

 

¿ESTAS SEGURO DE QUE TU EQUIPO CAMINA EN LA DIRECCION MAS EFICIENTE Y EFICAZ, HACIA UN OBJETIVO CLARO Y DEFINIDO?

Coaching: la herramienta “ Divergente ”.

divergente_2

Foto tomada de http:bibliofiloenmascarado.es

Hoy quiero romper una lanza por la maravilla de tener una herramienta que aplique en cualquier ámbito como es el Coaching. En una época en la que todos tenemos que estar especializados no quiero sumarme y decir que el Coaching también tiene esa característica para practicarse.

A veces me resulta complicado explicar a la gente en que especialidad me muevo en el mundo Coaching. Quieren saber que área/ámbito profesional es en la que estoy especializada. Yo contesto que el Coaching aplica en cualquier ámbito.

Hace unos meses tuve una visita a un cliente para ofrecerle Coaching para sus clientes. Me preguntó en qué estaba especializada, en qué ámbito y le dije que a mí lo que me apasiona es el Desarrollo de Personas, esa es mi especialidad y lo hago a través del Coaching. Me hizo una apreciación que valoré muy positivamente sobre todo por el punto de interesarse por mi futuro profesional. Sin embargo, no me convenció. ¿Por qué tengo que especializarme en un área profesional? El Coaching no es Mentoring ni Consultoría para lo que si tiene que haber una competencia técnica detrás. Fue una visita agradable.

Hace unas semanas vi en la tele la película “Divergente”. Según la iba viendo me vino a la mente la conversación que os he contado antes. Esta peli yo la resumiría como una ciudad dividida en barrios de competencias, donde el que vive en uno determinado solo puede tener y desarrollar esa competencia. Estaba el barrio de la valentía, los eruditos, los abnegados, los cordiales y los verdaderos. Si yo fuera valiente u osada viviría en el barrio de la Osadía. No podría ser erudita ni abnegada al mismo tiempo por ejemplo. Me vino a la mente esa conversación que tuve unas semanas antes, me creó un paralelismo entre lo que pensé al salir de aquella entrevista y la peli, entre lo que dicen que tiene que ser y lo que tú piensas que tiene ser. Me convertí en Heroína por unos segundos!

Es bueno tener conocimientos sobre un ámbito profesional. Sin embargo para mí esto no aplica en Coaching,

Pues bien, yo digo que Coaching es una herramienta tan potente y tan profunda que no va a las capas del hacer, aunque las trabaje, sino que va al Ser de cada uno. Y aquí si pienso que somos más parecidos, menos Divergentes. Cada uno con su estilo y sus mochilas, bastante convergentes.

Cuando un Directivo de Empresa no puede gestionar a su equipo porque le faltan capacidades de comunicación positivas, ¿en qué se diferencia del Director de Colegio que tiene la misma carencia con su equipo de Directores de Etapa? Cierto es que los colegios tiene unas características diferentes a la empresa, pero la carencia para mi no viene por ese motivo si no por la persona que ocupa ese puesto en concreto. Cuando no conseguimos tener una buena relación con un compañero de Dpto., ¿en que se diferencia de la dificultad que tiene un profesor para relacionarse con otro profesor con el que este año comparte curso? Las dificultades de trabajar en equipo, optimizar mi tiempo, optimizar mis tareas, sentir que me ha cundido el día, elegir a buenos profesionales para mi empresa, colegio u Hospital, mejorar la autoestima, hablar para ser escuchado, crear un equipo de alto rendimiento que tome decisiones conjuntamente, ¿cuánto depende del entorno empresarial general en el que estemos? Si, el entorno le puede estar condicionando, ese entorno en particular no en General. Quizá un Jefe de planta de Hospital tiene los mismos problemas que un Ejecutivo con su equipo y no obligatoriamente los mismos que otro jefe de planta de otro Hospital. El entorno me sirve para entender a mi Coachee (cliente). No condiciona mi capacidad como Coach ni la herramienta en sí misma.

En Coaching decimos que nuestro trabajo es un 20% pasado o situación actual y 80% futuro a dónde quiere llegar el Coachee. Eso es lo que trabajamos. Dónde quiere llegar mediante sus recursos: fortalezas y debilidades.

Al final dicho de diferentes formas, todos buscamos el mismo fin: disfrutar con lo que hago, sentirme satisfech@, tener relaciones positivas, enriquecedoras que me generen alegría, buenas sensaciones, sentir que optimizo mi tiempo, acostarme cada noche sintiendo que mi día lo he vivido tan intensamente como he podido, de la mejor manera que se, mi vida tiene sentido.Y con esa tranquilidad, dormir y despertarme al día siguiente con ganas de empezar el día, de despejarme sin café, de conseguir mis retos.

Si mi profesión me permite no ser especialista en ese sentido, ¿por qué me tengo que especializar? Yo no quiero especializarme, solo quiero ser una COACH EXCELENTE para cada Coachee que decida arriesgarse y conseguir los fines que a todos nos mueven.

Como decía Ortega y Gasset “El especialista “sabe” muy bien su mínimo rincón de universo; pero ignora de raíz todo el resto”. No es esto una crítica a la especialización porque hay veces que es necesaria. Y me parece estupendo que otros quieran especializarse en algún sector o área. Lo que opino es, que no todo tiene que ser especialización. No tener una especialización y poder trabajar en diversidad de ámbitos, es altamente enriquecedor y potente. En Afincoach disfrutamos haciendo Coaching con profesionales y con equipos de diversos ámbitos. El Coaching es Divergente en sus aplicaciones y poderoso cuando empiezas a experimentarlo.

Seguiremos trabajando Coaching como herramienta Divergente.

Divergente_Afincoach
Divergente_Afincoach

 

Mejorar la versión de ti mism@

Maty-Tchey
Foto tomada de asnie.org

 

@asnie_org @MatyTchey @xavierguix #CoachingEjecutivo #CoachingPersonal #mejorar

Hace unos años estuve, como acostumbro, en una de las maravillosas conferencias gratuitas de ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional) con los que colaboro hace tiempo.

En aquella ocasión fue @MatyTchey quién nos dio el subidón mensual con el que solemos salir de estas conferencias, quedándonos cada uno con nuestra reflexión particular.

Había oído hablar de ella en varias ocasiones, muy positivamente por cierto, lo cual animó más mi curiosidad si cabe. Fue una conferencia muy chula con principio y final como solo ella sabe hacer, o como solo ella se atreve a hacer.

El contenido y formato de la conferencia fue muy interesante.

Sigo recordando 2 momentos que me han acompañado a lo largo de este tiempo.

1- La versión de ti

Yo lo entendí como tu estado actual. Es muy clarificador, ¿qué «tú» eres ahora? Ser una versión mejorada de ti implica mejorar cada día, una tarea arriesgada con lo bien que se está donde ya te conoces bien, donde te levantas, haces lo que está escrito,sigues tu rutina, estás en la queja de “necesitaría días de más de 24 horas” (algo que como Coach me suena a excusa baratilla y comúnmente utilizada), y caes redondo en la cama sin poder mirar más allá de tu rueda diaria (como los felices hamsters).

El caso es que pensé, ¡claro! ¡puedo seguir siendo yo misma!, ¡no necesito cambiarme por otra!, sino ¡solo mejorar la que ya soy! La experiencia y los años valen algo más que para comprar cremas faciales con componentes difíciles de pronunciar. ¡Qué alivio! Como eso que está de moda: todo suma. Solo tengo que ser consciente de lo que no me está llevando a lo que quiero ser, hacer las cosas de manera diferente, pero ¡seguir siendo yo! ¡Maravilloso! Y con esa tranquilidad voy limando esas cosas que muy bien explicaba en su artículo de este fin de semana en @el_pais @xavierguix,  y que recomiendo “La tiranía del «me sabe mal”: “somos seres en proceso, que aprenden de si mismos” . Pues claro! Si no de quién vamos a aprender! A mi me ha costado asumirlo, pero es cierto que hay que equivocarse para aprender. Y añadiría que hay que mirar atrás, con esa mirada, para tomar conciencia del aprendizaje, si no, nos volverá a pasar, porque no habremos aprendido de ello, solo sentimos que nos nos ha salido bien y que hemos fracasado. Me he desviado un poco. Vuelvo.

Resumiendo: hoy se que soy una mejor versión de mi misma.

Me sorprendió la respuesta de Maty cuando le preguntaron si ya estaba en su mejor versión, y ella contestó algo así como, todavía estoy lejos, y yo pensé, cómo puede decir eso, ¡si es estupenda!No era falta de autoestima, es retarse cada día a mejorar. Pues si, siempre estaremos lejos de nuestra mejor versión aunque hoy seamos una excelente y mejorada versión de nosotros mismos.

2-«Lo he hecho lo mejor que he sabido»

Para dominar la exigencia que a tantos nos tiene colgado de los más profundo, Maty me dio otra fórmula mágica “ lo he hecho lo mejor que he sabido”. Eso también es liberador, me llena de tranquilidad, de relax, de complicidad conmigo misma, de mi palabra preferida como Coach: ¡LIVIANDAD! Maravillosa palabra poco utilizada. Se define como poco peso, ligereza… y en el diccionario del coach es cuando miramos los acontecimientos de la vida restándole, rebajándole peso, importancia, transcendencia. ¡Qué mágica es la vida desde esa mirada!.

Estas son las 2 reflexiones que quería compartir con vosotros, contigo.Si te sirve te las quedas y si no las olvidas, (como el Feedback)

Y ahora te pregunto,

¿estás dispuesto a mejorar tu versión?

A través de los procesos de Coaching de Afincoach te haremos vivir y sentir esa experiencia, te acompañaremos a encontrar esa mirada liviana, y desde allí llegar a la versión que te propongas. Todo un reto para quién se atreva a salir de la rueda del hamster, comunmente conocida como «mi zona de confort»!

Espero vuestros comentarios que tanto me enriquecen. Gracias.

cropped-Afincoach_logofinal_completo3-e1419203298498.jpg

Los orígenes: Afincoach y Coaching.

Cuando algo comienza, es bueno saber como comenzó, cual es su origen. En este primer post te invitamos a saber más sobre Afincoach y sobre el origen del Coaching.

A veces resulta complicado entender qué es el Coaching y qué consigue. Este primer Blog lo dedicamos también a su origen para que puedas hacerte una idea. Aunque al ser una disciplina novedosa, hasta que no la pruebas no puedes saber cómo es realmente.

¿Cómo surge Afincoach?

Surge por una misma pasión: el desarrollo de las personas.

Empezó hace tiempo en diferentes áreas de empresa, en diferentes puntos de España sin saber cual sería nuestro siguiente paso: ser Coaches excelentes y encontrarnos en ese camino.

Mucho antes de que naciera Afincoach apareció el Coaching que nosotros practicamos. ¿De donde procede? ¿Cuáles son los diferentes significados que ha tenido desde el siglo XVI hasta la actualidad?

¿De donde procede el término “Coach”?

El término «Coach» surge en Hungría en el siglo XVI.

La palabra húngara «kocsi» se utilizó por primera vez para referirse al carro de caballos que se fabricó en el pueblo de Kocs para transportar a la gente desde Budapest a Viena y desde Viena a Budapest. Un recorrido de 243Km. Este carro se extendió por toda Europa y su nombre, Kocsi, se tradujo a otros idiomas: kutsche en alemán, cocchio en italiano, coche en español, kocsikázik en serbocroata. El término «Coach» identificaba el carro de caballos, un vehículo que transportaba a personas de un lugar a otro.

También significó Instructor, tutor y entrenador.

En el 1800 la palabra se aplicó en los círculos académicos para identificar un instructor o tutor que «llevaba» a un estudiante hasta el examen. Hacia 1860, los británicos comenzaron a aplicarlo en el ámbito deportivo. Se utilizó la palabra «entrenador» para designar a alguien que formaba a un atleta, que «llevaba» a una persona de un punto de madurez atlética a otro.

En todos los casos Coach es un término relacionado con el verbo “llevar”, «transportar” de un lugar a otro, de una situación a otra, de un estado a otro, implica cambio.

Así como la palabra “Coach”, derivada de “coche”, transporta personas de un lugar a otro, así el Coaching trasporta o lleva personas de un lugar a otro: de donde están, hacia donde quieren llegar.

Para entenderlo mejor, podemos utilizar la similitud del coche fantástico.

El cliente es Michael Knight que se sube al coche fantástico (Coach). Michael le  dice donde quiere ir y el coche fantástico le acompaña a encontrar el mejor camino, poniendo a su disposición un coche excelente.

Puede que el coche fantástico le muestre varios caminos o formas de llegar a su destino, y Michael decidirá por cual quiere ir, que cosas tiene a favor, cuales son sus obstáculos o sus limitaciones. Y emprenderán un fascinante camino. Además este ejemplo me viene muy bien para mostraros la afinidad entre Michael Knight y el coche fantástico, en la que se basa Afincoach para recorrer el camino con su Coachee (cliente).

Y entonces… ¿qué es Coaching?

El Coaching te lleva hasta donde tú quieras ir. Eso es lo potente del Coaching, que tú decides donde quieres ir (objetivo MARTE) y cómo vas a llegar con tus fortalezas y tus limitaciones. A través del Coaching te apoyarás y descubrirás nuevas fortalezas, identificarás lo que te limita para ponerlo a tu favor, en tu dirección.

¿Tienes dudas sobre qué es Coaching? ¿Cuáles? ¿Te gustaría vivir un viaje con final extraordinario como Michael Knight y el coche fantástico? Nos encantaría conocer tus comentarios.

Afincoach_logofinal_completo