Mis aprendizajes. Capitulo II: Aceptación.

Como continuación a mi anterior blog y como os prometí, hoy os voy a hablar de otro concepto que me ha ayudado muchísimo con mi salud emocional y en consecuencia a estar más feliz.

Este concepto es «LA ACEPTACIÓN.

Según la RAE, aceptar es: “Recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece o encarga. Aprobar, dar por bueno, acceder a algo. Asumir resignadamente un sacrificio, molestia o privación.”

En mi opinión, la aceptación afecta en dos direcciones, cuando acepto que algo no puedo cambiar y cuando acepto algo que puedo cambiar.

Cuando algo ocurrió en el pasado y no se puede cambiar, entonces, solo nos queda aceptarlo tal y como ocurrió. No darle vueltas y más vueltas quedándonos en la queja y en el lamento, porque ello además nos puede llevar al sufrimiento. Sin embargo, cuando hablamos de algo que SÍ está dentro de nuestra área de acción y reconocemos que SÍ se puede cambiar, entonces es cuando podemos poner acción y trabajar en ello. Aquí estaríamos aceptando que algo puede cambiar y depende de nosotros que cambie.

En ambos casos, es fundamental tomar consciencia de si NO puedo o de si SÍ puedo. Y también en ambos casos, si depende o no de mí. Solo cuando nos reconocemos en un área de mejora es cuando podemos mejorar. Solo y exclusivamente cuando quieres, entonces puedes.

En la vida personal, por ejemplo, sólo cuando alguien reconoce que tiene mal genio, o tiene envidia, o tiene una adicción, es cuando acepta su vulnerabilidad y asume la responsabilidad de cambiar. Sin echar balones fuera. Y desde el querer, se pone manos a la obra para mejorar.

En la vida profesional, ocurre lo mismo. A veces las encuestas de empresa, como el 360º, nos muestra cómo nos ven los demás. Por ejemplo, como que no escuchamos, no trabajamos en equipo, creemos siempre tener razón, etc etc. Sin embargo, solo si aceptamos el feedback y lo reconocemos, podremos ponernos en acción para mejorar.

Personalmente, he aprendido a aceptarme como soy, con mis virtudes y áreas de mejora. He escuchado a mis personas de confianza que desde el cariño me lo han mostrado y con humildad y desde el agradecimiento, he podido tomar consciencia y he podido trabajar para reforzar y mejorar.

Nos ha enseñado Howard Gardner que hay una inteligencia en particular como es la intrapersonal que nos ayuda enormemente en la vida profesional y esta muy relacionada con el autoliderazgo y el liderazgo. Y es ahí donde me quiero centrar, en el autoconocimiento. Cuanto más nos conocemos, mejores personas podemos llegar a ser, y es entonces cuando desde esa aceptación, podemos disfrutar de una gran felicidad.

GRACIAS!!.

¡Seguid mejorándome en el 2017!

2016 Afincoach
2016 Afincoach

El año pasado por estas fechas os invitábamos a revisar los retos del 2015 como punto de partida para el 2016. http://cms2.afincoach.com/el-dia-de-la-marmota/. Lo retomo para el 2017.

 

Os invitábamos a contestar 3 sencillas preguntas:

1.-¿Cómo de relevantes eran estos retos para mí?
2.- De 0 a 100. ¿Cuánto has conseguido?
3.- ¿Qué podría haber hecho diferente para llegar a 100?

Siguiendo nuestros Afinvalores que me han guiado este año: Compromiso, Honradez, Confianza y Entusiasmo, me aplico el post y os contesto a estas 3 preguntas.

1-¿Cómo de relevantes eran mis retos del 2016?

Eran muy relevantes, ambiciosos, apasionantes y amplios. Como amplios me refiero a que hacía referencia a mis objetivos económicos, de trabajo y organización como equipo de alto rendimiento, de crecimiento intelectual y formativo y de networking. También incluía mis objetivos personales porque en Afincoach, nuestro compromiso profesional tiene dependencia recíproca con nuestros compromisos personales.

2-De 0 a 100. ¿Cuánto has conseguido?

He conseguido un 50%.
Otro 50% quedó en sueño. Revisándolos ahora no puse acción en ellos:

(Sueño=  Visión  sin Acción ).

3-¿Qué podría haber hecho diferente para llegar a 100?

  • Tendría que haber revisado mis objetivos al finalizar el 1er o como tarde 2º trimestre del año y haberlos actualizado. Hubiera eliminado ciertos retos en los que no puse acción,  porque me centré en otros. Habría reflexionado sobre los que conscientemente eliminaba, más que dejarlos a la deriva como ha sucedido. Por aquello de poner conciencia en lo que hago (principio importante de Coaching).
  • Haría más específicos, más detallados mis objetivos (MARTE).
  • Acotaría más mis objetivos, haciéndolo más homogéneos. Había excesiva diversidad… y el tiempo es finito.

Este año me ha dado enormes aprendizajes, al que añado estos últimos para gestionar mis objetivos del 2017. Ya tengo un buen punto de partida.

A las 3 preguntas anteriores, añadiría otra:

4-¿Qué vas a mantener de este año?

  • Seguir equivocándome.
  • Seguir reconociendo que me he equivocado.
  • Seguir poniendo exigencia en los proyectos profesionales, acompañándola de liviandad en las mejoras identificadas.
  • Seguir confiando en las personas y en su talento.
  • Seguir escuchando.

Aunque al revisar mis objetivos haya alcanzado el 50% de lo previsto, ese 50% ha superado el 200% o más de mis expectativas para el 2016. Mi aprendizaje personal y profesional de este año será difícil de superar pero ya estoy con mis objetivos del 2017 para conseguirlo.

Para terminar mi último post del año, alguien hace años hizo un comentario jocoso sobre la gente que agradecía en público. Afortunadamente no lo hice mío ni lo interioricé como creencia. Me encanta agradecer, me hace sentir en paz con lo recibido, y este año ha sido mucho.

Así que ahí van.

Gracias a los que compartís en las redes conocimientos, pensamientos, experiencias…. que me inspiran.

Estoy agradecida a todas las personas y organizaciones que este año me abrieron las puertas de sus despachos o de sus vidas, porque tan solo las conversaciones iniciales mantenidas, han sido para mí, aprendizajes interesantes.

Muy agradecida a nuestros clientes. Tod@s sois parte del crecimiento, a todos los niveles, de Afincoach 2016. Este año tiene un poquito de vosotr@s.

Enormemente agradecida a mis pilares: mi familia y mis amigos, luego os doy un «feedback positivo en privado«.

Mi Equipo de Alto Rendimiento Afincoach, por hacerme disfrutar en el trabajando y por aportarme tanto aprendizaje soft y hard.

Todos los aquí mencionados habéis hecho de mí, en este 2016, una Mejor Versión Personal y Profesional.

¡¡¡¡¡¡¡¡Gracias!!!!!!! 

y por favor, seguid mejorándome en el 2017!!!!!

¡¡Por favor Afines 2017!!
¡¡Por favor Afines 2017!!

¿Por qué nos olvidamos de las vacaciones a las 2 horas de empezar a trabajar?

20150913_123546Como el verano pasado con Sara y su enfoque positivo, éste también me ha dejado buenos aprendizajes.

Ya sé que estamos en septiembre y que a todos nos encanta decir “Uff ya ni me acuerdo de las vacaciones y he empezado hoy a trabajar”.

Pues yo todavía quiero seguir hablando del verano, de las vacaciones, de lo nuevo que he conocido… dejadme que me recree otra vez! Cuesta mucho que lleguen las vacaciones, para olvidarlas en las 2 primeras horas de vuelta al trabajo.

Cambia el ” uffff ya no me acuerdo!” por algo sencillo: ¡ voy a hacer memoria!.

Si, es cierto que las pilas a veces duran poco, volvemos espléndidos de las vacaciones y a las 2 horas ya no recordamos lo bien que estábamos hace unos días. El caso es que depende de nosotros el recordarlo, el descargar las pilas o no… fíjate.

El verano, es una temporada más larga que las estrictas vacaciones, y da para mucho.

Estos meses he conocido nuevos sitios y personas interesantes. He vuelto a ver amigos que solo veo en verano, y algunos incluso que hacía años no veía. He degustado nuevos alimentos, he disfrutado de los aperitivos, de las cervezas bien fresquitas, de no muchas siestas y sobre todo, he disfrutado y pasado la mayor parte de mis vacaciones con mi familia. Ah y por fin, me he vuelto a leer un libro completo! Hacía unos cuantos años que no lo conseguía.

Y de todo esto que os cuento y que estoy visualizando cuando lo voy escribiendo, hay un hecho que casi todos los días recuerdo desde que ocurrió.

En agosto fui a un parque de diversión. Hay cosas que no haría por nadie, ni por mí misma, como es ir a un parque de diversión en pleno mes de agosto, pero por y con mis hijos sí. Así es la loca maternidad.  Es verdad que me gustan y me lo paso bien, pero seguro que ganaría la experiencia si fuera en otro mes del año.

Imaginaros el calorón, botella de agua en mano, afortunadamente no había excesivas colas, aunque en las más solicitadas si pasamos unos cuantos minutos. Lo peor era cuando la espera era al sol.

En estos parques tienes la opción de pagar más y no hacer colas. Como una puerta VIP, llegas y a la siguiente, tu turno.

El caso es que por esta puerta también tienen acceso las personas con alguna discapacidad. Y es aquí donde comienza lo bueno de este post.

En una de las atracciones más solicitadas que os cuento, hicimos varios minutos de cola, llevaderos si no fuera porque daba el sol y era como estar «a la parrilla».

Cuando estábamos esperando, subió un niño en el que no me había fijado. La chica que llevaba esa atracción se acercó a su padre para darle los zapato, por si se le caían al niño durante la atracción. Discretamente le informó, que su hijo podía acceder por esta puerta VIP que os comento. El padre también discretamente le contestó que gracias, qué lo sabía, pero quería que su hijo aprendiera a esperar como los demás. Yo miré al niño y me di cuenta que era especial.

Podría enumerar las razones por las que me pareció maravilloso.

 

afincoahc_coachingeducativoNos preocupa mucho que los niños puedan desarrollar sus habilidades, sus inteligencias múltiples, su autoestima, tan importante para que las decisiones que tomen en su vida, sean lo más acertadas posible, o como mínimo, para que tomen sus propias decisiones y sepan decir si o no.

Esta capacidad, para mí, depende en gran medida, de las responsabilidades que vayan asumiendo progresivamente. Esa responsabilidad, se la vamos dando los padres/adultos en relación a su edad, sus capacidades, y en base a nuestra confianza en ellos y también a nuestras capacidades.

En Coaching trabajamos la responsabilidad que tiene que tener el Coachee, para hacerse cargo de sus situaciones, de lo que le pasa en la vida.

En el caso del Coaching donde nuestro Coachee es un niño o un adolescente, se trabaja la aceptación de aquello que el Coachee no puede cambiar, e interviene allí donde el Coachee si puede hacerse cargo. Le acompañamos a que sea autónomo, responsable en su campo de acción.

A veces al Coachee le resulta muy complicado hacerse cargo de su situación, no está acostumbrado porque siempre se han hecho cargo por él. No sabe lo que es un reto, solo sabe de problemas. (El reto= problema + decisión de hacernos cargo de él).

Cuando nos hacemos cargo de lo que nos sucede, cuando decidimos que el problema tiene que ver con nosotros, lo hacemos nuestro y ponemos acción para solucionarlo.  Qué diferente es nuestra capacidad de reacción cuando a un mismo hecho, lo vemos como problema o como reto.

En este caso, ¿qué está haciendo el padre con su hijo? ¿Qué consigue evitándole pasar por la puerta rápida?…. no lo sé, porque eso solo lo sabe ese padre y ese hijo.

Desde mi punto de vista, le está enseñando a ser igual que el resto. Una espera al sol, será de las cosas más leves que este niño (y cualquier otro) tendrá que superar a lo largo de su vida.

Bien, enhorabuena por prepararle el terreno para los retos que le esperan. Parece un hecho insignificante, pero yo creo que está cargado de aprendizaje y de amor.

blog_reto4blog_reto3 20150913_123546

Cuando yo elijo mi actitud ante mi destino

Este verano, aprovechando las vacaciones en Alemania, decidimos visitar un campo de concentración cercano a Berlín: Sachsenhausen. No tenía claro que estuviésemos preparados ni individualmente, ni como familia, para entender lo que íbamos a ver y oír, pero también debía ser una visita que nos enseñaría mucho.

Según vas avanzando hacia la entrada, te topas con el primer contrasentido de toda aquella locura, escrito con letras de hierro en la puerta de acceso: «Arbeit macht frei», el trabajo hace libre. ¿Qué sentiría un hombre al atravesar esa verja?¿Qué entendería que podía esperarle?

Y poco a poco, te van explicando cómo hacían su trabajo los nazis para ir quitando la dignidad y el interés por la vida a los prisioneros. Las condiciones de vida eran ínfimas, no pudiendo tener ni condiciones mínimas de higiene, con estas «palanganas grandes» con aguas sucias por toda bañera, por ejemplo. Incluso el suicidio podía tornarse atractivo.

2016-08-16 13.32.36

Viendo y escuchando los horrores que ocurrieron en aquella época, y en la posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando el campo quedó como «campo especial» del servicio secreto soviético, te viene a la mente la capacidad de superación que debieron tener aquellas personas para sobreponerse a todo el sufrimiento físico y mental que les proporcionaron.

Seguramente muchos conocéis el libro de Viktor Frankl, «El hombre en busca de sentido», en el que narra desde su experiencia las fases por las que un preso pasaba al estar en un campo de este tipo, o en campos de exterminio como donde él estuvo.

Frankl incluye el sufrimiento como algo intrínseco a nuestra naturaleza humana y como una oportunidad de desarrollo, aprendizaje y sentido. Se te hace difícil de concebir como concepto inicialmente, aunque se puede entender cuando expone que en las más aberrantes y extremas condiciones de sufrimiento y deshumanización, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual:

«…al hombre se le puede arrebatar todo excepto una cosa: la última de la libertades humanas –la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino.»

Como dijo Nietzsche «el que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo«. Cualquier hombre puede ser feliz, sólo debe tener un rumbo marcado y una meta clara, en las que ponga todo su esfuerzo y voluntad, y siempre y cuando elija «querer vivir», podrá hacerlo felizmente; a pesar de que su entorno sea perjudicial y contrario a sus principios y valores morales. Estas bases pudieron ayudar a muchos de los que estuvieron allí dentro, gestionando una incertidumbre brutal, sobre cuándo, cómo, qué, cuál sería su destino….

Leyendo este libro, y viendo parte del horror que sintieron las personas que encerraron allí, nos da idea realmente de esa actitud que el ser humano puede elegir tener.

Si en condiciones límites puede encontrarse un porqué, muchos de nosotros estamos retados a encontrar nuestro porqué, cuando nuestras circunstancias y entorno no son tan extremas.

¿Qué nos hace felices? ¿Por qué luchamos día a día? ¿Cuál es el sentido que elegimos darle a nuestra vida?¿Qué actitud quiero tomar?

La inteligencia emocional desde el colegio

El viernes pasado pude participar en un taller muy interesante, que @Aida_prof dirigió de una forma muy amena y útil mediante la herramienta utilizada que os contaré de forma resumida.

¿Qué lo hacía tan interesante?:

  • Era un taller de inteligencia emocional en el entorno escolar, dirigidos a los padres de los alumnos de un colegio
  • Utilizó una herramienta muy práctica, el Visual Thinking

Mediante Visual Thinking, nos llevaba a realizar un ejercicio de visualización sobre cómo vemos a nuestro hijo en el presente, cómo lo vemos en un futuro próximo, y en un futuro más alejado, y estas 3 etapas, reflejarlas mediante dibujos en diferentes dimensiones y colores, que expresasen cómo es o será en su forma de vestir, sus amistades y relaciones personales, sus experiencias, estudios, etc. Y utilizando ese dibujo resultante, iniciar una conversación con nuestr@ hij@ sobre cómo lo vemos. El/ella a su vez, puede haber realizado igual ejercicio previamente, para no estar condicionado por nuestra visión y contrastamos resultados, o bien conversamos sobre la base de las imágenes que yo he realizado como madre suya.

Enfocado inicialmente hacia padres de adolescentes, creo que esta técnica sirve desde edad más temprana, e incluso puede ser útil iniciar estos ejercicios siendo pequeños.

Y esto es sólo un ejemplo de lo que ya algunos colegios han puesto en marcha, y que muchos otros están iniciando tímidamente. El entorno escolar es cada vez más consciente de lo necesaria que es la gestión de las emociones en los alumnos, y cada vez se avanza más en esta línea. Y no solo en ese alumno en el momento presente, sino en el que será un adulto en un entorno laboral el día de mañana, y que ha de haber sido preparado desde que era niño en determinadas competencias.

Así ocurre, por ejemplo con un informe presentado estos días, el Informe Epyce, realizado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos junto con EAE Business School, la CEOE y la Fundación Human Age Institute, que actualiza las competencias necesarias hoy y en el futuro. Este resultado de este informe dice que algunas de las competencias más demandadas a futuro, serán el compromiso, y la gestión del cambio. ¿Estamos preparando a los niños de hoy, para ser válidos en estas dos competencias?¿Qué herramientas les estamos dando?¿Qué papel juega el colegio en conseguir éstas? Compromiso y resiliencia son más 2 habilidades más demandadas en la actualidad; esto me da que pensar también en todo lo podemos aprender aún los profesionales actuales.

Un gran camino que recorrer y un gran reto para la comunidad educativa, que va introduciendo estas herramientas ya.

 

En Educación como en la Empresa, «Tropezamos con las pequeñas piedras y no con las grandes montañas».

coaching_educativo_cury

 

He tenido varios contactos «reveladores» con el mundo educativo últimamente y lo comparto con vosotros.

Os pongo en antecedentes como siempre. (Da igual que no estés en el entorno educativo, tendrás niños cerca o simplemente se consciente que los niños son el futuro en el que tú también vas a vivir).

El #CoachingEducativo es Coaching en el entorno educativo. Ni más ni menos.

El Coaching trabaja con las personas y para las personas. Como dijo mi compañera de la Comisión de Coaching Educativo Ana García Pérez “no existe otra profesión que crea más en las personas que el Coaching”.

Mesa redonda «Coaching para el éxito educativo»

Como introducción os remito a la mesa redonda que realizó la Comisión de Coaching Educativo de ICF (International Coach Federation),  que se celebró en La Salle de Barcelona el pasado 1 de diciembre de 2015. Podéis escucharlo, disfrutarlo y conocer la misión desinteresada de esta Comisión a la que pertenezco.

Se escucharon diferentes perspectivas y vivencias del «Coaching para el éxito educativo» ya que la mesa fue muy variada. Estaba compuesta por Josep Iglesias Company Delegado de pedagogía e innovación en La Salle Catalunya, Elisenda Guedea Marco Miembro del Consejo Escolar del Instituto Jaume Almera de Vilassar de Dalt, Josep Solsona Tehàs Director titular de La Salle Manlleu, Inma Carpio Ramos Maestra de educación física y primaria en Centros públicos, Imma Franquesa Roca Profesora de tecnología del Instituto Antoni Pous de Manlleun y Ana García Pérez Coach ACC por ICF y miembro de la Comisión de Coaching Educativo de ICF España.

Fue un momento perfecto para compartir qué se espera del éxito educativo y como el Coaching acompaña a conseguirlo. Me vais a permitir que ponga especial atención a la ponencia de Ana García Pérez. Para mí fue apasionada, esperanzadora y motivadora. Os la dejo para que podáis escucharla y me encantaría que enviarías vuestros comentarios.

 

El trio Amar, Educar, Coaching

Es inspiradora la reflexión de Ana sobre la relación de la definición de Amar de Alex Rovira, con Educar y Coaching.

“Amar es cuidar para permitir la realización del ser, Amar pasa necesariamente por inspirar para crecer y construir nuevas realidades y sentidos”

Ahora jugamos y cambiamos los verbos Amar por Educar para ver el sentido que tiene:

“Educar es cuidar para permitir la realización del ser, Educar pasa necesariamente por inspirar para crecer y construir nuevas realidades y sentidos”.

«Por lo que Educar lleva a Amar».

En mi relación con el entorno docente, uno de los valores que aparecen en casi todos los pilares de los centros educativos es la autoestima del alumno. El psicoterapeuta Nathaniel Branden dice que “la autoestima es la suma integrada de la confianza y el respeto por uno mismo”.

Con todo lo que me queda por aprender de la educación, una de las cosas que tengo claras es que los niños y jóvenes aprenden por imitación, por el ejemplo.

Si queremos niños con autoestima, tenemos que desarrollar en ellos la confianza y el respeto en sí mismos. Y si es a través de la imitación y el ejemplo, no queda otra a padres y personal docente, que desarrollar nuestra confianza y respeto hacia nosotros mismos.

Nos quedamos hoy en la confianza.

La confianza tiene 3 patas: la sinceridad, el histórico y la competencia. Actualmente los equipos directivos y docentes están haciendo un gran esfuerzo en cambiar las metodologías para el aprendizaje de sus alumnos. Esto irremediablemente va acompañado de una falta de competencia porque es algo nuevo, y genera por lo tanto cierta inseguridad incluso en las personas caracterizadas por tener una alta autoestima.

¿Qué pasa en una persona que siempre ha hecho lo mismo? ¿Qué ahora le dicen que como se ha enseñado hasta ahora ya no vale?

Para desarrollar las confianza de una persona, es necesario que su entorno le muestre su confianza.(Depende de cómo y cuánto confíe en mí, en igual medida y forma confiaré en el resto). Para que esto suceda, la persona que confía en mi debe confiar primero en sí misma. Esto es como un bucle!

imagen confianza afincoach

Es muy importante que el equipo directivo y el equipo docente confíen en sí mismos y lo demuestren:

  1. para ser ejemplo
  2. para dar confianza a los alumnos en el caso de los docentes, y a sus docentes en el caso de los equipos directivos.

La confianza y la semilla

Si siembro una planta en la que he puesto muchas ganas, porque sé que tiene mucho potencial, tendré muchas posibilidades de que así sea si abono previamente la tierra, si la trato con cariño, si estoy atenta a qué puede necesitar,si necesita más menos agua, si la planto en una ubicación donde el clima sea propicio….

Si no tengo en cuenta estos detalles, existen muchas posibilidades que la planta no crezca, quede raquítica, sin flor… muera. Nada resultaría como había planeado, y eso que la planta podía haber sido preciosa!.

Con esto quiero decir que tenemos que preparar a las personas a los cambios, dotarles de las habilidades, de las reflexiones sobre sus fortalezas que las impulsen a florecer, y de la visualización de sus áreas de mejoras para que puedan trabajar sobre ellas.

Puedo invertir mucho para la compra de la semilla, pero tendré que tener en cuenta que para que florezca necesita algo más. Hay que propiciar el ambiente y seguir su crecimiento.

No basta con formar a los profesores o que sepan la necesidad del cambio de metodología, hay que prepararles con sus fortalezas para el proceso de cambio, hacerles ver que son capaces de trabajar de manera diferente a la que estudiaron y conocen, y que pueden hacerlo día a día.

¿Cómo lograr la transformación? Regando sus fortalezas, abonando su confianza, podando sus miedos para que se conviertan en áreas de mejoras y crezcan con fuerza.

¿Pero cómo? Dotándoles de coaching, porque el coaching cree en las personas, sean del entorno educativo, empresarial, doméstico…. Ama a las personas, trabaja con las personas, en lo que cada una le hace falta. Porque cada uno necesita reforzar su confianza en un punto, y con unas circunstancias. No todas las flores crecen con las misma cantidad de agua, abono y condiciones climáticas.

Quiero acabar con unas frases de un libro que releo y no me canso. Me lo recomendó mi admirada Rosa Mª Barriuso: “Padres brillantes, maestros fascinantes. No hay jóvenes difíciles si no una educación inadecuada”. Del Doctor Augusto Cury.

“Los padres brillantes y los maestros fascinantes no desisten de los jóvenes, aunque decepcionen y no den una recompensa inmediata. La paciencia es su secreto, la educación del afecto su meta.

Me gustaría que te convencieras de que los jóvenes que más decepcionan hoy, pueden ser los que más alegrías te darán en el futuro. Basta con invertir en ellos.” Doctor Augusto Cury.

Basta con confiar en ellos, y confiar en ti.

“No olvides que tropezamos con las pequeñas piedras y no con las grandes montañas” Doctor Augusto Cury

IMPACTO DEL COACHING SISTEMICO EN LA EMPRESA

coaching de equipos

La mayoría de las Empresas están formadas por individuos que se relacionan entre sí. En unos casos forman equipos y , en otros, tan sólo tienen relaciones puntuales. En ambos casos hay un punto de unión, lo hacen en busca de un bien común. La función del Coaching Sistémico consiste en facilitar que cada elemento aporte valor añadido al sistema.

Es fácil comprender el beneficio que puede aportar un proceso de Coaching Sistémico (Coaching de Equipos) a la Organización:

– colaboración de sus miembros
– resultados superiores a los logrados por cada elemento de forma individual
– aprendizaje
– crecimiento personal
– mejora de la comunicación interna
– etc

Todos los Sistemas necesitan un cierto orden para funcionar de forma eficiente y no caer en el caos. En el Coaching Sistémico, se aplican las bases de la Teoría General de los Sistemas de Bert Hellinger. Son fácilmente reconocibles en el funcionamiento de los Equipos de Trabajo:

1.- Ley de Pertenencia. Cada colaborador tiene un vínculo con el Equipo. Si alguien es excluido, es todo el Equipo el que sufre.
2.- Ley de Prevalencia. Hay una jerarquía emocional en base a la antigüedad. Hoy en día, podemos decir que está en tela de juicio y es el Talento, o debería serlo, el que marca la prevalencia.
3.- Ley del Equilibrio. Debe haber reciprocidad entre lo que se da y lo que se recibe; ni todos «falsos humildes» ni «egoístas». Permitidme una broma; como dice José Mota «las ovejas que entran por las que salen».
4.- Ley de la Aceptación. En ocasiones, nos gustaría poder cambiar el status quo pero no es posible; normativa, complejidad, falta de flexibilidad en la Empresa….. Hay que aceptarlo. Lo contrario puede llevar a la parálisis. Habrá un momento para acometer el cambio y conseguir la mejora.
5.- Ley de Reconocimiento. Es tan sencillo como reconocer la aportación de cada individuo y no perder una sola ocasión de celebrar el éxito del Equipo.
6.- Ley de Jerarquía. La Dirección de la Empresa está al servicio de los Equipos y merecen el respeto del resto de la Organización. Al igual que ocurre con la Ley de Prevalencia, podemos abrir algún interrogante al respecto. Hoy en día se buscan estructuras más planas y radiales donde el respeto es clave en cualquier estrato de la misma.

Si, al leer este artículo, detectas roturas en alguna de estas leyes en la forma en que trabajan los Equipos en tu Empresa, es posible que la solución sea un proyecto de Coaching de Equipos. En Afincoach tenemos los recursos y conocimiento necesarios para ayudarte.

Gracias a Jorge Salinas (Grupo Atesora) que me ilustró e inspiró este artículo.

Encajar las piezas: Mujer, Madre y Trabajadora mediante la Aceptación.

20150910_190224_resized

Hace unos días me propusieron una de las entrevistas de radio que me ha hecho más ilusión por tratar de #Mujeres y #Coaching.

ICF en sus objetivos básicos de promover el arte, la ciencia y la práctica del Coaching, colabora semanalmente con Onda Mujer, que es la primera radio digital hecha por y para mujeres.

El tema a tratar: como encajar las piezas de Mujer- Madre- Trabajadora. La respuesta: la Aceptación.

Este espacio radiofónico llamado “Coaching” está conducido por Laia El Qadi Cueto y cuenta con la colaboración de María López Herranz, Past Presidente de ICF, y Cris Moltó, Vocal de Marketing y Comunicación de la Junta Directiva de ICF.

Os dejo el enlace: http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Aceptación Vs Tolerancia.

En Coaching decimos que la Aceptación legitima la diferencia con el otro. Acepto que soy diferente al otro.

En este caso, me refiero a la Aceptación que legitima la diferencia con mi yo anterior. Cuando el “otro” somos nosotras mismas, porque ahora además de mujer trabajadora, somos madres.

En nuestra sociedad la tolerancia tiene un significado diferente a la tolerancia como distinción de coaching. Tolerancia es una conflicto en diferido: convivo con lo que no me gusta. Voy llenando «mi mochila» de cosas que estoy haciendo que no me gustan o que no me gusta como las estoy haciendo. (no llego a todo, me he olvidado de esto, estoy muy cansada y no me aguanto ni yo, soporto que me juzguen como menos profesional que antes de ser madre, no veo más allá de la próxima hora, no tengo capacidad de planificación e incluso de decisión, no tengo objetivos).

En resumen, no acepto que ahora soy diferente. Vivo en la Tolerancia.

Utilizo el vocabulario del “deber”..Tengo que ser una excelente profesional, tengo que pasar tiempo con mis hijos, tengo que ser una gran madre…tengo que, tengo que, tengo que…. todo con el lenguaje de la obligación. Agotador.

Vivo en la exigencia de hacerlo todo “perfecto” y tenerlo todo bajo control. Veo lo que me dejo por hacer, lo que me falta para …., arrastrada por el día a día, diciendo a todo que si, y si digo que no, sintiéndome fatal, alabando y reconociendo lo que hacen otr@s, comparándome sin darme cuenta en lo que destacan o en lo que les va bien, culpabilizándome por las expectativas no cumplidas…..

Todo esto mal enfocado nos hace llevar una pesada losa día a día.

Así es como llega una mujer a un Proceso de Coaching, con un lenguaje negativo sobre su vida y sobre ella, y con un lenguaje de víctima: “qué puedo hacer yo, el día a día puede conmigo”.

¿Qué se trabaja en el Proceso de Coaching?

La Aceptación de ella en este momento en el que está. El coaching no es café para todos, por lo que para cada mujer, esta Aceptación tiene sus componentes particulares, que los agrupo en:

Vivir esta nueva etapa como una oportunidad de aprendizaje. Desde la mirada de novata, porque somos novatas realmente, no nos hemos encontrado antes en esta situación. Los errores son errores de los que aprendo, y no fracasos como madre y como profesional, con alto contenido de culpabilidad.

Reforzar la autoestima, en cuanto al reconocimiento de todo lo bueno que hacemos, de cómo nos esforzamos y que lo hacemos de la mejor manera que sabemos.

Cambiar el Deber por el Querer: estar donde quiero, y no hacer lo que quiero, si no querer lo que hago.

Desde ese querer, establecer los objetivos de nuestra vida, del largo plazo, y del día a día es fácil. Esto nos permite priorizar, organizarnos, mejorar la gestión de nuestro tiempo, porque lo que hacemos, lo hacemos bajo el foco de nuestros objetivos.

Incorporar 2 distinciones que marcan el antes y el después de un Proceso de Coaching:

La excelencia frente a la exigencia, y la Liviandad.

Vivir en la Excelencia es vivir hoy de la mejor manera que sé, a través de la confianza en mí misma y en los demás, sabiendo que soy muy válida y que si algo no ha salido como esperaba, puede hacerlo de otra manera y obtendré resultados diferentes. Celebrando los éxitos por muy pequeños que sean.

Liviandad es la emoción que permite disfrutar del día a día, estar presente y atenta en lo que estoy haciendo en este momento, poniendo humor incluso cuando me equivoco, pensando que en cada error hay una oportunidad de aprendizaje. Restando transcendencia a lo que ocurre.

Ser la protagonista de su vida, que implica responsabilizarse con lo que hago y con lo que no hago.

Este post y la entrevista de Onda Mujer, habla de las mujeres con las que como Coach he trabajado en Procesos de Coaching ya sea a nivel Ejecutivo o a nivel Personal. Y también habla de mí, porque yo antes de ser Coach, fui Coachee (persona que realiza un proceso de Coaching).

Hacer el Proceso de Coaching me permitió desenroscar los nudos que se habían hecho en mí en esa vorágine en la que me tiré de cabeza cuando comencé el mejor camino de mi vida que es ser madre. (Y a desenroscar algunos anteriores también).

Me ha dado las herramientas para decidir cómo quiero vivir: disfrutando de lo que hago desde la Excelencia y la Liviandad.

Ser Coach Ejecutiva por ICF, me da la oportunidad de aprender todos los días de las personas con las que trabajo, y el gratificante regalo de ver como las mujeres, tienen un alto compromiso con lo que se proponen y cuando encuentran el acompañamiento necesario que ofrece el Coaching, llegan más allá de lo que se habían propuesta al iniciar el Proceso. Y como efecto secundario: se sienten bien.

Os dejo la entrevista que ha sido la causa de este Post.

Gracias a ICF por contar conmigo.

http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Puedes solicitar una sesión de Coaching gratuita a través de nuestra web www.afincoach.com para saber qué puede hacer el Coaching por ti en concreto.

Mi incertidumbre y yo. Cómo manejarla en la era del cambio

«CUANDO NADA ES SEGURO, TODO ES POSIBLE»

Definen la incertidumbre como la falta de certeza; falta de seguridad o confianza en lo que va a pasar en el futuro. En muchos casos se relaciona esta incertidumbre con el miedo y la inquietud.

Cuando tengo establecido un orden y una serie de acciones sucesivas, cuando considero que TODO será estático y permanente hasta el fin de los tiempos, cualquier cambio en ésto me va a provocar incertidumbre, ya que las cosas no ocurrirán según tenía pensado, y controlado. Y esto me provocará miedo: «¿Qué va a pasar? ¿qué tengo que hacer ahora? ¿Cómo se hacen las cosas a partir de hoy?…». Esta actitud me sitúa en una posición de exposición, de debilidad ante lo que haya de ocurrir, ya que las emociones que sentiré en esos momentos serán negativas (miedo, presión, duda, desconocimiento, desconfianza de quien me rodea o de lo que haya de ocurrir), nada de lo que esté ocurriendo estará bajo mi control, ni podré hacer nada por evitarlo o cambiarlo.

 

Pero se da la circunstancia de que hoy en día más que nunca, nos movemos en un entorno cambiante constantemente, en el que nada es seguro y mucho menos fijo en base a lo calculado años antes.

Ante ésto, ¿cómo voy a posicionarme?¿Cómo decido enfrentarme a estas situaciones?

Seguro que quien lee ésto, se puede identificar si concretamos con algún pequeño ejemplo:

acaban de comprar mi empresa;

recientemente han reeestructurado la compañía;

el sector X, tan estable hasta la fecha, empieza a tener decrecimientos anuales a pesar de que hemos estado trabajando en aquello que antes siempre funcionó;

quiero dar un cambio en mi trayectoria profesional y emprender un proyecto de forma independiente, en una área nueva en la que no tengo tanto expertise, ¿estaré acertando con esta decisión?;

me enfrento a un cambio personal (de forma voluntaria o no) que supone un giro considerable en lo que era mi vida hasta hoy

 

Y con todo lo anterior me pregunto ¿qué va a pasar a partir de ahora?

 

Pues bien, es aquí donde mi incertidumbre puede apoderarse de mí, llevándome a la parálisis, o al agobio por esa espera «eterna» en la que no consigo encontrar las respuestas que esperaba, y el medio para volver cuando antes a lo que yo tenía, a lo que controlaba y conocía, y que me llevaba al objetivo que yo tenía por el camino recto más cómodo.

Pero como decía, hoy en día hemos de aprender a convivir con la incertidumbre, y porqué no, a sacar provecho de ella. Si acepto lo que está ocurriendo, y desde ahí aprendo a gestionar MI incertidumbre, quizá pueda entender, y ver el lado beneficioso de ello; es posible que llegue a ampliar las herramientas de las que dispongo, con el fin de avanzar hacia mi meta por caminos inesperados y que incluso me aporten algo aunque me pueda parecer inverosimil en un inicio.

Si las preguntas que me hago, en lugar de las anteriores, son ¿Qué voy a hacer yo en esta situación?¿Cómo quiero que vayan sucediendo los acontecimientos?¿Qué puedo aprender de esta situación que estoy viviendo?, con toda seguridad mi posición cambia: empiezo a liderar mi propia vida y el momento en el que estoy, y mi actitud será otra mucho más retadora. Por tanto, lo mejor para nosotros será sacar ventaja y aprender a gestionar estos momentos de incertidumbre. ¿Cómo crees que puedes hacerlo tú?

 

«No tengo estilo, por eso sigo explorando y trato de renovarme cada día. No tengo certezas y mi alimento es la incertidumbre (Antonio Ibáñez)»

DESARROLLO DEL PERSONAL EN LA EMPRESA

Cuando nos planteamos en la estructura de la compañía que uno de los componentes de nuestro equipo es valedor de un reconocimiento a su trabajo y a la evolución que está teniendo dentro de la empresa, y decidimos ascender a este colaborador, ¿cuidamos de que ese ascenso llegue al éxito que esperamos cuando tomamos dicha decisión?¿ponemos los medios adecuados para que esto ocurra?

Bien, pueden pensar a qué se debe esta pregunta. Pónganse en situación: una persona acaba de ascender hace poco, y al preguntarle cómo se siente (pensando que la respuesta va a ser cualquiera dentro del rango de la positividad), contesta que se siente agobiado, tenso… ¿NO DEBERÍA SER ESTE UN MOMENTO DE PLENITUD, de logros alcanzados, de felicidad?… ¿Cómo pensarían que se está produciendo dicha transición?

Hoy en día, las grandes corporaciones, y las no tan grandes, están sumidas en un cambio constante, para adaptarse y adecuarse de la mejor manera al entorno, y este constante cambio le impide en ocasiones tratar adecuadamente los procesos de cambio interno que se producen en la propia corporación. Los equipos de Recursos Humanos tienen un rol muy importante en estos momentos y varios aspectos que asegurar en esos procesos, como pueden ser:

  • Asegurar que la persona que asciende ha tenido, o va a tener la formación adecuada en cuanto a gestión de personas. No sería el primer caso en el que una persona brillante técnicamente trunca su carrera al llegar a una posición de responsabilidad con un equipo a su cargo.
  • Fijarse en las competencias y habilidades que tiene dicho empleado, y complementarlas, reforzarlas o dotarlas, en función de su situación.
  • Realizar seguimiento. No se trata de realizar el cambio de funciones y dar por sentado que el empleado “sabrá apañárselas solo desde el minuto 1”
  • Y quizá haya una lista mucho más larga de “tareas” a realizar desde RRHH
  • Todo lo anterior se podría resumir en una única acción por parte de RRHH, que abarca todas las anteriores: ACOMPAÑAR al empleado en ese proceso en el que acaban de ascenderle a una posición que vira de 100% técnica por ejemplo, a otra nueva y con responsabilidad sobre colaboradores.

Y esto me lleva a pensar en la función de RRHH dentro de la empresa en esos casos. ¿Está realizando su función como «acompañante», como coach del empleado? Si desde RRHH no se está capacitado en ese sentido, quizá sería conveniente plantear la figura de un coach externo que acompañe al empleado en ese proceso de cambio, más aún cuando él mismo puede ser “ciego” a las necesidades que pueda tener con la nueva posición, por carecer de algunas competencias, o bien por creer poseerlas al haber recibido formaciones teóricas previas.

Si somos facilitadores, interna o externamente, de que el empleado que hemos ascendido tenga un proceso de adaptación adecuado al nuevo puesto, aseguraremos el éxito, no solo de ese empleado, sino de la organización en sí misma con la decisión tomada.

Por tanto, al igual que las compañías hoy en día persiguen ser las que se adapten más y mejor a los cambios del entorno, no dejemos que esta adaptación se nos escape en interno al dejar al libre albedrío este valor tan importante para la empresa, como es el humano.