¿Quieres ser el novi@ resentido en un despido?

¡Lo nuestro se ha acabado!

Igual que se acaban las relaciones personales, se acaban las relaciones profesionales. Puedes elegir ser el novio despechado o asumir la pérdida para mirar más allá.

Tu ventana con vistas con Afincoach

Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana, y si no se abre, busca la manera de hacerlo. Sé el protagonista de ese momento inesperado de tu vida, sé el novio que ve nuevas oportunidades en vez de dejarte llevar por los acontecimientos.

Los tiempos cambian y los trabajos de por vida no parecen ser la norma sino la excepción. La oportunidad que ésto nos ofrece es un nuevo reto  y, si hablamos de reto, hablamos de Coaching.

Los Coachees (clientes que realizan un Proceso de Coaching) que se han encontrado con una situación desconocida y no prevista como un despido y en consecuencia el desempleo, logran darle la vuelta a la situación con un reto tan simple y tan complejo como “qué hago ahora”.

En estas situaciones se desencadenan ciertas variables entre las que nombraría 3:

1- El miedo ¿Qué hago ahora?

Posiblemente el miedo se apodere de ti ante esta nueva situación y el miedo en altas dosis o te hace huir o te bloquea. El miedo es una emoción, y las emociones no son malas o buenas, las emociones están ahí, lo bueno o lo malo es lo que tú hagas con ellas. Qué posibilidades te abre y cuáles te cierra.

Un poquito de miedo no está mal para que te pongas las pilas y salgas de tu zona de confort.

Los Coachees en ese momento vienen bloqueados, noqueados, no pueden entender, están en la fase de la negación, de la angustia o de la ira: «no puede ser».

El primer objetivo en un Proceso de Coaching, suele ser salir del desbloqueo, de la angustia, de la rueda de pensamientos negativos en la que están inmersos.

El Coachee encuentra oportunidades que no se había planteado nunca porque el Coaching amplia miradas.

2- La autoconfianza ¿No Valgo?

Claro que sí! Tú eres muy válido. Para alguien en un momento concreto lo que estabas haciendo no le resultaba valido por una razón X, para otro sí valdrá.

Sin embargo esta pregunta ronda en la mente del Coachee y si no se da respuesta, debilita su autoconfianza.

En Coaching decimos que la confianza en Coaching tiene 3 patas: el histórico, la competencia y la sinceridad. Posiblemente las 3 se ven debilitadas con un despido.

El histórico porque no se han visto antes en esta situación, no encuentran en qué apoyarse para decir, yo puedo con esto. El Proceso les ayuda a encontrar ese histórico que no ven porque solo miran en una dirección.

La competencia se puede debilitar, si entienden el despido como una falta de competencia profesional por su parte. En el Proceso se dan cuenta que esa percepción de falta de competencia está basada en la opinión de otros.

La tercera pata es la de la sinceridad, ¿he actuado como pensaba? ¿He sido sincero conmigo mismo? Y ahora, ¿actúo según pienso?

En el proceso acompañamos al Coachee a revisar estas 3 patas y si están dañadas, a que encuentre cómo repararlas, a tomar conciencia de sus logros, por pequeños que sean,  afianzando así su confianza. Ésta es su base para plantearse retos, destinos y recorrer el camino.

3- El resentimiento ¿Por qué? ¿Por qué a mí?

Aparece el resentimiento (sentimiento de enfado hacia alguien o algunos por la ofensa o daños sufridos) contra esos que han sido parte de sus vidas, de su rutina, de su día a día, se produce la ruptura.

A través del proceso de Coaching se llega a la aceptación de lo ocurrido. Se liberan y perdonan a la empresa para pasar página, aunque ésta no lo merezca. Curiosamente no están resentidos por el despido, tras el shock aceptan que la empresa quiera prescindir de ellos .

Son las formas las que causan el resentimiento: la falta de razones coherentes, y escatimar o rascar euros al despido. No quiero desviarme del tema. Quizá pueda ser este efecto desmotivador asunto de otro post.

Tanto el miedo, la falta de autoconfianza y el resentimiento, pueden ser objetivos a trabajar en los Procesos de Coaching en un despido. El Coaching acompaña al Coachee en ese momento de cambio: en la búsqueda del nuevo destino, en recorrer el camino, apoyarse en sus fortalezas, mirar de frente sus limitaciones y por qué no, aprovechar sus aparentes debilidades.

Un profesional que ha pasado por un despido tiene en su haber un aprendizaje personal y profesional extra, un punto de inflexión que bien enfocado se convierte en un oportunidad de mejora.

Coaching: la herramienta “ Divergente ”.

divergente_2

Foto tomada de http:bibliofiloenmascarado.es

Hoy quiero romper una lanza por la maravilla de tener una herramienta que aplique en cualquier ámbito como es el Coaching. En una época en la que todos tenemos que estar especializados no quiero sumarme y decir que el Coaching también tiene esa característica para practicarse.

A veces me resulta complicado explicar a la gente en que especialidad me muevo en el mundo Coaching. Quieren saber que área/ámbito profesional es en la que estoy especializada. Yo contesto que el Coaching aplica en cualquier ámbito.

Hace unos meses tuve una visita a un cliente para ofrecerle Coaching para sus clientes. Me preguntó en qué estaba especializada, en qué ámbito y le dije que a mí lo que me apasiona es el Desarrollo de Personas, esa es mi especialidad y lo hago a través del Coaching. Me hizo una apreciación que valoré muy positivamente sobre todo por el punto de interesarse por mi futuro profesional. Sin embargo, no me convenció. ¿Por qué tengo que especializarme en un área profesional? El Coaching no es Mentoring ni Consultoría para lo que si tiene que haber una competencia técnica detrás. Fue una visita agradable.

Hace unas semanas vi en la tele la película “Divergente”. Según la iba viendo me vino a la mente la conversación que os he contado antes. Esta peli yo la resumiría como una ciudad dividida en barrios de competencias, donde el que vive en uno determinado solo puede tener y desarrollar esa competencia. Estaba el barrio de la valentía, los eruditos, los abnegados, los cordiales y los verdaderos. Si yo fuera valiente u osada viviría en el barrio de la Osadía. No podría ser erudita ni abnegada al mismo tiempo por ejemplo. Me vino a la mente esa conversación que tuve unas semanas antes, me creó un paralelismo entre lo que pensé al salir de aquella entrevista y la peli, entre lo que dicen que tiene que ser y lo que tú piensas que tiene ser. Me convertí en Heroína por unos segundos!

Es bueno tener conocimientos sobre un ámbito profesional. Sin embargo para mí esto no aplica en Coaching,

Pues bien, yo digo que Coaching es una herramienta tan potente y tan profunda que no va a las capas del hacer, aunque las trabaje, sino que va al Ser de cada uno. Y aquí si pienso que somos más parecidos, menos Divergentes. Cada uno con su estilo y sus mochilas, bastante convergentes.

Cuando un Directivo de Empresa no puede gestionar a su equipo porque le faltan capacidades de comunicación positivas, ¿en qué se diferencia del Director de Colegio que tiene la misma carencia con su equipo de Directores de Etapa? Cierto es que los colegios tiene unas características diferentes a la empresa, pero la carencia para mi no viene por ese motivo si no por la persona que ocupa ese puesto en concreto. Cuando no conseguimos tener una buena relación con un compañero de Dpto., ¿en que se diferencia de la dificultad que tiene un profesor para relacionarse con otro profesor con el que este año comparte curso? Las dificultades de trabajar en equipo, optimizar mi tiempo, optimizar mis tareas, sentir que me ha cundido el día, elegir a buenos profesionales para mi empresa, colegio u Hospital, mejorar la autoestima, hablar para ser escuchado, crear un equipo de alto rendimiento que tome decisiones conjuntamente, ¿cuánto depende del entorno empresarial general en el que estemos? Si, el entorno le puede estar condicionando, ese entorno en particular no en General. Quizá un Jefe de planta de Hospital tiene los mismos problemas que un Ejecutivo con su equipo y no obligatoriamente los mismos que otro jefe de planta de otro Hospital. El entorno me sirve para entender a mi Coachee (cliente). No condiciona mi capacidad como Coach ni la herramienta en sí misma.

En Coaching decimos que nuestro trabajo es un 20% pasado o situación actual y 80% futuro a dónde quiere llegar el Coachee. Eso es lo que trabajamos. Dónde quiere llegar mediante sus recursos: fortalezas y debilidades.

Al final dicho de diferentes formas, todos buscamos el mismo fin: disfrutar con lo que hago, sentirme satisfech@, tener relaciones positivas, enriquecedoras que me generen alegría, buenas sensaciones, sentir que optimizo mi tiempo, acostarme cada noche sintiendo que mi día lo he vivido tan intensamente como he podido, de la mejor manera que se, mi vida tiene sentido.Y con esa tranquilidad, dormir y despertarme al día siguiente con ganas de empezar el día, de despejarme sin café, de conseguir mis retos.

Si mi profesión me permite no ser especialista en ese sentido, ¿por qué me tengo que especializar? Yo no quiero especializarme, solo quiero ser una COACH EXCELENTE para cada Coachee que decida arriesgarse y conseguir los fines que a todos nos mueven.

Como decía Ortega y Gasset “El especialista “sabe” muy bien su mínimo rincón de universo; pero ignora de raíz todo el resto”. No es esto una crítica a la especialización porque hay veces que es necesaria. Y me parece estupendo que otros quieran especializarse en algún sector o área. Lo que opino es, que no todo tiene que ser especialización. No tener una especialización y poder trabajar en diversidad de ámbitos, es altamente enriquecedor y potente. En Afincoach disfrutamos haciendo Coaching con profesionales y con equipos de diversos ámbitos. El Coaching es Divergente en sus aplicaciones y poderoso cuando empiezas a experimentarlo.

Seguiremos trabajando Coaching como herramienta Divergente.

Divergente_Afincoach
Divergente_Afincoach