¿Por qué nos cuesta tanto dar y recibir feedback en las empresas?

¿Te conoces bien?

Si queremos cambiar los rrhhh en las organizaciones, hacia una cultura del feedback, del desarrollo de personas y del compromiso, y si queremos líderes persuasivos, colaborativos y que inspiren, desde la humildad y el ejemplo, deberíamos fijarnos en nuestro modelo educativo y poner foco ahí. Porque es ahí y en casa, por supuesto, donde nuestros hijos están formando sus creencias y modelos.

Ellos entenderán que lo que ven en sus padres y profesores, es lo que debe ser y que así será en las empresas que trabajen, cuando sean adultos. Seguirán el mismo patrón.

En las charlas que damos en Afincoach con equipos de trabajo en empresas, no dejamos de decir, que nos cuesta escuchar y dar feedback porque no nos han enseñado, que seguimos siendo jefes y no lideres porque era así en las escuelas del siglo XX, y que no estamos familiarizados con la asertividad y la empatía porque nunca nos preguntaban por nuestras emociones. Pues bien, eso está cambiando, poco a poco en las empresas, pero ¿qué se está haciendo en nuestros colegios e institutos? Poco o nada.

Tengo tres hijos. Diría, y está mal que yo lo diga, que son buenos, inteligentes y bastante educados, aunque, por supuesto, con sus cosas típicas de adolescentes. Si comparamos el instituto con una empresa, veremos que en ambas hay evaluación del desempeño, evidentemente, pero hay todavía, muchísimas más diferencias. Les he preguntado a mis hijos si han tenido alguna reunión con sus profesores en privado para recibir feedback, es decir, que en privado les dijeran, qué haces bien, qué talento percibo que tienes, qué podrías mejorar, y que les preguntaran: ¿qué te gusta?, ¿tú qué opinas? ¿qué quieres conseguir? ¿qué te está faltando? …

Ninguno de los tres ha tenido ni una sola reunión, en privado, en ese sentido. ¿Qué creéis que harán ellos cuando estén en una empresa? Lo mismo. ¿Cómo vamos a cambiarlo?

El ser humano por lo general y sobre todo en la adolescencia, siempre está queriendo saber cómo es percibido y qué opina la gente de él, pero pocas veces pregunta directamente.

Me pareció maravilloso aprender la Ventana de Johari, es una herramienta de Psicología cognitiva, creada por Josep Luft y Harry Ingham. Muy útil para el análisis de uno mismo, y la gran ventaja es que se puede aplicar en cualquier área de la vida. Me gusta porque es una gran oportunidad para el autoconocimiento.

Recordemos en qué consiste. Mira el dibujo de arriba y observa:

Área Pública: Es la parte de nosotros mismos que los demás también ven.

Área Ciega: Es la parte que los otros perciben, pero nosotros no, es decir, lo que los demás saben de nosotros y no nos cuentan.

Área Oculta: Es el espacio personal privado. Lo que sabemos de nosotros mismos pero que no queremos compartir.

Área Desconocida: Es la parte más misteriosa del subconsciente que ni uno mismo ni los demás logran percibir. Un área donde se encuentran capacidades o habilidades ocultas. Una ventana desde donde podemos explorar cosas nuevas.

¿Quieres conocerte mejor?

Si estás dispuesto a conocerte mejor, los esfuerzos hay que ponerlos en el cuadrante 2, en el área ciega. ¿Quieres saber cómo? Pidiendo feedback o retroalimentación a las personas más cercanas. Que te digan honestamente lo que opinan de ti. Y ampliando esta área y compartiendo también el área oculta, entraremos un poco más en nuestra área desconocida. 

Para generar cultura de feedback, debemos empezar con nuestros hijos. Démosles y pidámosles feedback.  

El feedback positivo, recordad, se puede dar en publico o en privado, al ser y al hacer.

EL feedback de mejora, siempre en privado y solo al hacer.

¿Quieres que nuestros hijos aprendan también a conocerse mejor? ¿y que conociéndose mejor tomen mejores decisiones en su vida?

¡¡¡Enseñémosles!!!!

Mis aprendizajes. Capitulo V: «Tengo el mejor trabajo del mundo».

En estos últimos años he aprendido muchas cosas. Cosas que he ido compartiendo tanto en nuestras formaciones en empresas, como en charlas con amigos, como en sesiones de coaching, e incluso en nuestro blog como, por ejemplo, cómo nuestros pensamientos determinan nuestro futuro, cómo aceptar las cosas que no podemos cambiar, cómo reconocer las creencias que nos impulsan y las que nos limitan y cómo, a través de nuestros pensamientos, podemos dominarlos, y por último, la mirada apreciativa, de todo y de quienes nos rodean. Como decimos en coaching, con qué gafas quieres ver el mundo. Pues el mundo no es en sí mismo, sino como uno lo percibe. Pero si tengo que decir una sola cosa, la más importante de todas las que he aprendido, sería que “tengo el mejor trabajo del mundo”.

Si, el mejor trabajo del mundo es cuidar, educar y estar con mis tres hijos. Y mientras hacía esto, en mi tiempo libre, he trabajado más de veinte años en un banco, dos años en una consultora, he estudiado finanzas, turismo (aunque no lo he acabado), inglés y alemán, un par de meses de violín (lo dejé porque es demasiado difícil y requiere mucha dedicación), he hecho bastante deporte y más recientemente, he estudiado management y coaching ejecutivo y finalmente, hace 5 años, he creado, junto con mis socios, una empresa de desarrollo en habilidades y competencias llamada Afincoach, y que cada vez es más conocida. Y me siento muy orgullosa.

Pero, habiendo llegado a este punto, y mirando en mi interior, me he dado cuenta de que tenía que redefinir, qué es éxito para mí. Pues bien, éxito no es lo que he hecho, ni conseguido, ni lo que tengo, si no lo que soy. Y lo primero que soy, antes de aprendiz y de profesional es, madre.

Una de mis frases favoritas más recientes, pues cada cierto tiempo voy eligiendo una que me acompaña es:

“Cuando comprendí que lo único que te llevas de este mundo es lo que vives, empecé a vivir lo que me quiero llevar”. Vivir experiencias, vivir momentos, ver crecer a mis hijos, escuchándolos y aconsejándolos también; vivir el placer en mi trabajo y vivir compartiendo todo esto con la familia, los amigos y nuestros clientes.

Ahora sé que he cumplido. Siento que he culminado toda la pirámide de Maslow. Y esto es realmente mi ÉXITO:

Os invito a que veáis este anuncio y reflexionéis sobre cómo distribuimos nuestro tiempo y si realmente somos conscientes, de que, ya no está de moda decir “no tengo tiempo”, “tengo mucho trabajo” “estoy lleno de reuniones”, “salgo tardísimo del trabajo, “… la vida es mucho más que trabajar muchas horas.

https://bit.ly/2UsEmWt

Si lo verdaderamente importante en la vida son las personas que amamos, ¿dónde, cómo y con qué estás invirtiendo tu tiempo finito?.

FELIZ AÑO NUEVO 2019.

Es un momento maravilloso para replantearse qué estamos haciendo con nuestra vida.

La inteligencia emocional desde el colegio

El viernes pasado pude participar en un taller muy interesante, que @Aida_prof dirigió de una forma muy amena y útil mediante la herramienta utilizada que os contaré de forma resumida.

¿Qué lo hacía tan interesante?:

  • Era un taller de inteligencia emocional en el entorno escolar, dirigidos a los padres de los alumnos de un colegio
  • Utilizó una herramienta muy práctica, el Visual Thinking

Mediante Visual Thinking, nos llevaba a realizar un ejercicio de visualización sobre cómo vemos a nuestro hijo en el presente, cómo lo vemos en un futuro próximo, y en un futuro más alejado, y estas 3 etapas, reflejarlas mediante dibujos en diferentes dimensiones y colores, que expresasen cómo es o será en su forma de vestir, sus amistades y relaciones personales, sus experiencias, estudios, etc. Y utilizando ese dibujo resultante, iniciar una conversación con nuestr@ hij@ sobre cómo lo vemos. El/ella a su vez, puede haber realizado igual ejercicio previamente, para no estar condicionado por nuestra visión y contrastamos resultados, o bien conversamos sobre la base de las imágenes que yo he realizado como madre suya.

Enfocado inicialmente hacia padres de adolescentes, creo que esta técnica sirve desde edad más temprana, e incluso puede ser útil iniciar estos ejercicios siendo pequeños.

Y esto es sólo un ejemplo de lo que ya algunos colegios han puesto en marcha, y que muchos otros están iniciando tímidamente. El entorno escolar es cada vez más consciente de lo necesaria que es la gestión de las emociones en los alumnos, y cada vez se avanza más en esta línea. Y no solo en ese alumno en el momento presente, sino en el que será un adulto en un entorno laboral el día de mañana, y que ha de haber sido preparado desde que era niño en determinadas competencias.

Así ocurre, por ejemplo con un informe presentado estos días, el Informe Epyce, realizado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos junto con EAE Business School, la CEOE y la Fundación Human Age Institute, que actualiza las competencias necesarias hoy y en el futuro. Este resultado de este informe dice que algunas de las competencias más demandadas a futuro, serán el compromiso, y la gestión del cambio. ¿Estamos preparando a los niños de hoy, para ser válidos en estas dos competencias?¿Qué herramientas les estamos dando?¿Qué papel juega el colegio en conseguir éstas? Compromiso y resiliencia son más 2 habilidades más demandadas en la actualidad; esto me da que pensar también en todo lo podemos aprender aún los profesionales actuales.

Un gran camino que recorrer y un gran reto para la comunidad educativa, que va introduciendo estas herramientas ya.

 

Vivir con objetivos, sabemos la teoría, ¿cómo llevarlo a la práctica?

destino_afincoachSoy afortunada al trabajar con personas, porque comparto conversaciones llenas de aprendizaje, y últimamente me ocurre bastante.
Al conversar con Directivos sobre las gestión de sus equipos, se encuentran con una dificultad: entender por qué sus colaboradores se sienten insatisfechos teniendo un buen trabajo, formando parte de una buena empresa, con posibilidades de seguir creciendo…
Les comentan que quieren cambiar a otras empresas, o entrevistan candidatos que quieren trabajar en su empresa, sin una razón ni un objetivo concret@, solo esperando estar mejor, “cambiar de aires”…

Mejor, ¿En qué? ¿Qué aires buscan?

Esta dificultad, para mí la ocasiona la falta de objetivos. No voy a obviar que la empresa también tiene que ver, pero empezando primero por cada uno, la falta de “destino” hace que cojamos caminos o tomemos decisiones hacia ninguna parte.

Cada vez tenemos más clara la teoría de “lo positivo que es tener objetivos” y no tenemos claro cómo llevarlo a la práctica.

Imagina……

que la vida fuera ir caminando, caminar y caminar, coger un camino, coger otro…

Sin destino, irás caminado según vayan aparezcan los caminos.

Con destino, cuando aparezca un camino o varios, valorarás por cual seguir.

Si quieres ir al norte, cogerás caminos del norte, si quieres ir a la montaña, elegirás caminos que vayan hacia la montaña, si quieres caminar acompañado, buscarás caminos por los que camine gente…

Sigue imaginando que te gustaría ir a la montaña pero como no te has parado a pensarlo, coges caminos que te llevan a la playa. Sin valorar los caminos se llega a la queja de “no me siento motivado, no me gusta este camino, qué aburrido es recorrerlo, subir, bajar, volver a subir..…., me preparo para ir a la montaña y llego a la playa….”

La playa es buen destino, puede que allí te encuentres bien. La gente pensará incluso que eres afortunado por poder estar en la playa. No hay inconveniente…pero y si, si si?

camino_afincoachCuando tomas conciencia y decides que la montaña es donde te gustaría llegar, recorrer el camino hacia ella será emocionante, motivador, irás preparando las cosas  que vayas a necesitar una vez llegues allí, la toma de decisiones será fácil, meditada, pero fácil.

Tienes claro que un camino que te lleve a la playa, te aleja de tu destino y es menos doloroso dejar (soltar) las cosas que no te  vayan a servir en la montaña.

¿De quién dependen los caminos que estás recorriendo?

Dímelo tú.

Cuando no tenemos objetivos en la vida personal y profesional, los caminos van surgiendo, por ejemplo: estudiar, trabajar, tener un buen trabajo, un cambio de trabajo a mejor, un ascenso… y no hemos reflexionado sobre el trabajo que me motiva, el trabajo que quiero hacer día tras día, y, si este trabajo me gusta ¿qué me falta?…. El gato de Alicia en el País de las Maravillas decía algo así como, si no tienes destino llegarás a cualquier parte.

Volviendo a las conversaciones que os comentaba, sería interesante preguntar a esas personas insatisfechas con su trabajo que están en la queja crónica ¿qué vas a hacer diferente cuando cambies de trabajo? ¿Qué vas a hacer para que dentro de x años no estés en la misma situación que ahora en diferente entorno? … posiblemente los comportamientos que te han llevado a donde estás, los repitas en tu próximo destino profesional, no te engañes, tu forma de hacer y de pensar es la misma.

¡¡¡La buena noticia!!!

La buena noticia es que esto no es una condena, no estamos condenados a tropezar de nuevo con la misma piedra.

¿Qué puedes hacer?

obejtivo_afincoachPuedes empezar reflexionando, ya sea desde tu trabajo actual, o ante un nuevo proyecto profesional:

¿Cómo quieres que sea tu trabajo?, ¿En qué empresa o tipo de empresa quieres trabajar?, ¿En qué área?, ¿En qué ambiente? ¿Qué vas a hacer tú para conseguir ese ambiente?, ¿Qué vas a hacer tú cuando encuentres dificultades en la relación con tus compañeros, colaboradores, jefes etc….?

Los famosos objetivos MARTE

Seguro que has oído hablar muchas veces de los objetivos MARTE (medible, alcanzable, retador, temporalizado, específico). ¿Has definido tus objetivos con estos parámetros?

No basta decir, quiero cambiar de trabajo, mejor, di, quiero estar en un puesto con estas características, en una empresa de este tipo, lo voy a conseguir en tanto tiempo, con los siguientes hitos marcados en el tiempo, voy a hacer estas acciones para conseguirlo, fuera de mi zona de confort of course, voy a ponerle hasta un slogan. Hazlo MARTE.

La siguiente buena noticia

La siguiente buena noticia es que si no sabes cómo poner objetivos en tu vida, acompáñate de #afincoach,(info@afincoach.com)  porque nuestra misión es acompañar a las personas y las organizaciones a convertirse en mejores versiones de sí mismos. Sin quitar ni ser otras, si no sumando y desarrollando.

Otra buena noticia +:

Si eres un directivo y quieres contribuir al desarrollo de tus colaboradores, ayudándoles a trabajar y vivir por objetivos, dótales de un aprendizaje de Coaching que les acompañe. Repercutirá en los resultados positivos de tu empresa.

El Coaching te lleva a futuro, esto quiere decir que te ayuda a definir las acciones, lo que vas a empezar a hacer, enfocado hacia tu futuro MARTE. Simultaneamente te hace ser el protagonista de tu vida, aparcando el victimismo y las quejas.

Un último apunte, cerciórate que el Coach que elijas esté certificado como garantía de éxito. Yo te recomiendo #afincoach (afincoach.com)

Afincoach_logofinal_completo

¿Quieres ser el novi@ resentido en un despido?

¡Lo nuestro se ha acabado!

Igual que se acaban las relaciones personales, se acaban las relaciones profesionales. Puedes elegir ser el novio despechado o asumir la pérdida para mirar más allá.

Tu ventana con vistas con Afincoach

Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana, y si no se abre, busca la manera de hacerlo. Sé el protagonista de ese momento inesperado de tu vida, sé el novio que ve nuevas oportunidades en vez de dejarte llevar por los acontecimientos.

Los tiempos cambian y los trabajos de por vida no parecen ser la norma sino la excepción. La oportunidad que ésto nos ofrece es un nuevo reto  y, si hablamos de reto, hablamos de Coaching.

Los Coachees (clientes que realizan un Proceso de Coaching) que se han encontrado con una situación desconocida y no prevista como un despido y en consecuencia el desempleo, logran darle la vuelta a la situación con un reto tan simple y tan complejo como “qué hago ahora”.

En estas situaciones se desencadenan ciertas variables entre las que nombraría 3:

1- El miedo ¿Qué hago ahora?

Posiblemente el miedo se apodere de ti ante esta nueva situación y el miedo en altas dosis o te hace huir o te bloquea. El miedo es una emoción, y las emociones no son malas o buenas, las emociones están ahí, lo bueno o lo malo es lo que tú hagas con ellas. Qué posibilidades te abre y cuáles te cierra.

Un poquito de miedo no está mal para que te pongas las pilas y salgas de tu zona de confort.

Los Coachees en ese momento vienen bloqueados, noqueados, no pueden entender, están en la fase de la negación, de la angustia o de la ira: «no puede ser».

El primer objetivo en un Proceso de Coaching, suele ser salir del desbloqueo, de la angustia, de la rueda de pensamientos negativos en la que están inmersos.

El Coachee encuentra oportunidades que no se había planteado nunca porque el Coaching amplia miradas.

2- La autoconfianza ¿No Valgo?

Claro que sí! Tú eres muy válido. Para alguien en un momento concreto lo que estabas haciendo no le resultaba valido por una razón X, para otro sí valdrá.

Sin embargo esta pregunta ronda en la mente del Coachee y si no se da respuesta, debilita su autoconfianza.

En Coaching decimos que la confianza en Coaching tiene 3 patas: el histórico, la competencia y la sinceridad. Posiblemente las 3 se ven debilitadas con un despido.

El histórico porque no se han visto antes en esta situación, no encuentran en qué apoyarse para decir, yo puedo con esto. El Proceso les ayuda a encontrar ese histórico que no ven porque solo miran en una dirección.

La competencia se puede debilitar, si entienden el despido como una falta de competencia profesional por su parte. En el Proceso se dan cuenta que esa percepción de falta de competencia está basada en la opinión de otros.

La tercera pata es la de la sinceridad, ¿he actuado como pensaba? ¿He sido sincero conmigo mismo? Y ahora, ¿actúo según pienso?

En el proceso acompañamos al Coachee a revisar estas 3 patas y si están dañadas, a que encuentre cómo repararlas, a tomar conciencia de sus logros, por pequeños que sean,  afianzando así su confianza. Ésta es su base para plantearse retos, destinos y recorrer el camino.

3- El resentimiento ¿Por qué? ¿Por qué a mí?

Aparece el resentimiento (sentimiento de enfado hacia alguien o algunos por la ofensa o daños sufridos) contra esos que han sido parte de sus vidas, de su rutina, de su día a día, se produce la ruptura.

A través del proceso de Coaching se llega a la aceptación de lo ocurrido. Se liberan y perdonan a la empresa para pasar página, aunque ésta no lo merezca. Curiosamente no están resentidos por el despido, tras el shock aceptan que la empresa quiera prescindir de ellos .

Son las formas las que causan el resentimiento: la falta de razones coherentes, y escatimar o rascar euros al despido. No quiero desviarme del tema. Quizá pueda ser este efecto desmotivador asunto de otro post.

Tanto el miedo, la falta de autoconfianza y el resentimiento, pueden ser objetivos a trabajar en los Procesos de Coaching en un despido. El Coaching acompaña al Coachee en ese momento de cambio: en la búsqueda del nuevo destino, en recorrer el camino, apoyarse en sus fortalezas, mirar de frente sus limitaciones y por qué no, aprovechar sus aparentes debilidades.

Un profesional que ha pasado por un despido tiene en su haber un aprendizaje personal y profesional extra, un punto de inflexión que bien enfocado se convierte en un oportunidad de mejora.

¿ Sentirte bien es importante para ti?

foto_propiedad_afincoach
Sentirte_bien_afincoach

Cuesta medir que nos ocurre cuando nos sentimos bien. Para cada persona hay una definición diferente sobre que es para ella Sentirse bien. ¿Qué es para ti? Y no queda todo ahí, ¿cómo mides lo bien que te sientes día a día?
Hoy quiero compartir con vosotros la importancia de Sentirse bien día a día y la dificultad o no para medirlo. Porque Sentirse bien no tiene que ser esporádico, a mí me gusta que sea diario.

Cuando Sentirse Bien no es beneficio suficiente.

Es cierto, no es fácil transmitir como medir económicamente un Proceso de Coaching, porque no estamos acostumbrados a ello. Si cuando ofrecemos Coaching decimos, te vas a encontrar mejor (con lo que para ti signifique estar mejor), al cliente no le parece suficiente beneficio. No estamos acostumbrados a medirnos en satisfacción. Si todos los días nos midiéramos nuestro nivel de satisfacción personal, nuestro bienestar, sería más fácil saber qué hemos ganado con nuestro Proceso de Coaching.

Cuando traducimos  «Sentirte bien» en la empresa

Si por el contrario decimos que además de encontrarte mejor tu equipo va a tener una productividad superior porque van a estar más motivados, van a saber relacionarse mejor, pedirse ayuda y ofrecerla, van a comunicarse mejor decreciendo el tiempo que van a gastar en conflictos entre ellos y esperando a “ya lo hará, yo ya se lo he dicho” o peor “yo ya le he mandado un correo”, van a animar al resto, van a ser ejemplo para el resto, van a buscar siempre la opción óptima porque están comprometidos a ser “su mejor versión” o dar lo mejor de ellos….en resumen: van a ganar en productividad.

Una persona que mejore cualquiera de las áreas mencionadas, va a mejorar su rendimiento, y si está enfocado correctamente a lo que quiere conseguir la empresa o él mismo, va a mejorar su productividad.

Cuando traducimos «Sentirte bien» en las aulas

Un docente que tiene que cambiar su metodología de trabajo, porque actualmente se pide (o exige) un cambio en las aulas tanto en contenidos y forma de enseñar como en recursos utilizados (medios tecnológicos), conseguirá hacer ese cambio a mejor ritmo y con mejor disposición, porque a través del Coaching encontrará el compromiso que necesita para realizarlo. El colegio quiere que el docente en un plazo determinado aplique nuevas tecnologías, y que ya no enseñe, que cree el contexto necesario en el aula para que sus alumnos aprendan desarrollando e interrelacionando sus Inteligencias Múltiples.

Los alumnos cada vez tienen más oportunidades para aprender por sí mismos, la información está a su alcance, ¿qué pasa con el docente? ¿Tendrá que adquirir nuevas tareas en su día a día? ¿Nuevas competencias? Y si hacerlo a mejor ritmo y con mejor disposición, no es importante, ¿qué es lo importante?, ¿que lo consiga si o si?

Por mi experiencia empresarial puedo afirmar que eso no funciona y no consigue el resultado esperado, solo lo disimula. Se actualizará sí, pero ¿en el fondo o en la superficie? ¿Se sentirá identificado con esa actualización? ¿Qué podrá aportar a sus alumnos? ¿Lo qué se esperaba cuando se propuso el cambio? o ¿ni chicha ni limonada? ¿Qué necesita realmente el docente además de conocer la nueva metodología de aprendizaje en las aulas?

Queremos que nuestros hijos/alumnos aprendan diferente y ¿cómo puede aprender el docente? o ¿cómo puede darse cuenta el docente que tiene que desaprender para aprender?

Dime, ¿para qué te sirve a Ti estar bien?

Volviendo al comienzo, quizá no es tan complicado medir qué resultados produce el Coaching aunque si laborioso. Mide los segundos, minutos y horas que has ganado en tu puesto de trabajo porque te sientes bien, porque has encontrado tu camino en la misma dirección que tu empresa o tu colegio, súmalos. Dime al mes ¿cuánto tiempo has ahorrado?, ¿en qué lo has invertido? ¿En tiempo para ti, para tu familia, para tus amigos?, ¿para abordar asuntos latentes en tu bandeja de salida personal o profesional que tenías hace días, semanas, meses o incluso años?….

Dime ¿para qué te sirve estar bien? ¿Para qué te ha servido este proceso de Coaching? ¿Cómo va tu productividad? Son preguntas enlazadas a un Aprendizaje de Coaching.

Solo medimos los resultados que son fácilmente medibles. No buscamos el  tiempo necesario para medir de otra manera.¿Para qué sentirse bien no es suficiente?, es decir, qué conseguimos cuando no valoramos el sentirnos bien como un resultado suficiente. 

Y dime, si te sintieras bien o mejor, ¿qué serías capaz de hacer, que ahora no estás haciendo?

logo

Coaching: la herramienta “ Divergente ”.

divergente_2

Foto tomada de http:bibliofiloenmascarado.es

Hoy quiero romper una lanza por la maravilla de tener una herramienta que aplique en cualquier ámbito como es el Coaching. En una época en la que todos tenemos que estar especializados no quiero sumarme y decir que el Coaching también tiene esa característica para practicarse.

A veces me resulta complicado explicar a la gente en que especialidad me muevo en el mundo Coaching. Quieren saber que área/ámbito profesional es en la que estoy especializada. Yo contesto que el Coaching aplica en cualquier ámbito.

Hace unos meses tuve una visita a un cliente para ofrecerle Coaching para sus clientes. Me preguntó en qué estaba especializada, en qué ámbito y le dije que a mí lo que me apasiona es el Desarrollo de Personas, esa es mi especialidad y lo hago a través del Coaching. Me hizo una apreciación que valoré muy positivamente sobre todo por el punto de interesarse por mi futuro profesional. Sin embargo, no me convenció. ¿Por qué tengo que especializarme en un área profesional? El Coaching no es Mentoring ni Consultoría para lo que si tiene que haber una competencia técnica detrás. Fue una visita agradable.

Hace unas semanas vi en la tele la película “Divergente”. Según la iba viendo me vino a la mente la conversación que os he contado antes. Esta peli yo la resumiría como una ciudad dividida en barrios de competencias, donde el que vive en uno determinado solo puede tener y desarrollar esa competencia. Estaba el barrio de la valentía, los eruditos, los abnegados, los cordiales y los verdaderos. Si yo fuera valiente u osada viviría en el barrio de la Osadía. No podría ser erudita ni abnegada al mismo tiempo por ejemplo. Me vino a la mente esa conversación que tuve unas semanas antes, me creó un paralelismo entre lo que pensé al salir de aquella entrevista y la peli, entre lo que dicen que tiene que ser y lo que tú piensas que tiene ser. Me convertí en Heroína por unos segundos!

Es bueno tener conocimientos sobre un ámbito profesional. Sin embargo para mí esto no aplica en Coaching,

Pues bien, yo digo que Coaching es una herramienta tan potente y tan profunda que no va a las capas del hacer, aunque las trabaje, sino que va al Ser de cada uno. Y aquí si pienso que somos más parecidos, menos Divergentes. Cada uno con su estilo y sus mochilas, bastante convergentes.

Cuando un Directivo de Empresa no puede gestionar a su equipo porque le faltan capacidades de comunicación positivas, ¿en qué se diferencia del Director de Colegio que tiene la misma carencia con su equipo de Directores de Etapa? Cierto es que los colegios tiene unas características diferentes a la empresa, pero la carencia para mi no viene por ese motivo si no por la persona que ocupa ese puesto en concreto. Cuando no conseguimos tener una buena relación con un compañero de Dpto., ¿en que se diferencia de la dificultad que tiene un profesor para relacionarse con otro profesor con el que este año comparte curso? Las dificultades de trabajar en equipo, optimizar mi tiempo, optimizar mis tareas, sentir que me ha cundido el día, elegir a buenos profesionales para mi empresa, colegio u Hospital, mejorar la autoestima, hablar para ser escuchado, crear un equipo de alto rendimiento que tome decisiones conjuntamente, ¿cuánto depende del entorno empresarial general en el que estemos? Si, el entorno le puede estar condicionando, ese entorno en particular no en General. Quizá un Jefe de planta de Hospital tiene los mismos problemas que un Ejecutivo con su equipo y no obligatoriamente los mismos que otro jefe de planta de otro Hospital. El entorno me sirve para entender a mi Coachee (cliente). No condiciona mi capacidad como Coach ni la herramienta en sí misma.

En Coaching decimos que nuestro trabajo es un 20% pasado o situación actual y 80% futuro a dónde quiere llegar el Coachee. Eso es lo que trabajamos. Dónde quiere llegar mediante sus recursos: fortalezas y debilidades.

Al final dicho de diferentes formas, todos buscamos el mismo fin: disfrutar con lo que hago, sentirme satisfech@, tener relaciones positivas, enriquecedoras que me generen alegría, buenas sensaciones, sentir que optimizo mi tiempo, acostarme cada noche sintiendo que mi día lo he vivido tan intensamente como he podido, de la mejor manera que se, mi vida tiene sentido.Y con esa tranquilidad, dormir y despertarme al día siguiente con ganas de empezar el día, de despejarme sin café, de conseguir mis retos.

Si mi profesión me permite no ser especialista en ese sentido, ¿por qué me tengo que especializar? Yo no quiero especializarme, solo quiero ser una COACH EXCELENTE para cada Coachee que decida arriesgarse y conseguir los fines que a todos nos mueven.

Como decía Ortega y Gasset “El especialista “sabe” muy bien su mínimo rincón de universo; pero ignora de raíz todo el resto”. No es esto una crítica a la especialización porque hay veces que es necesaria. Y me parece estupendo que otros quieran especializarse en algún sector o área. Lo que opino es, que no todo tiene que ser especialización. No tener una especialización y poder trabajar en diversidad de ámbitos, es altamente enriquecedor y potente. En Afincoach disfrutamos haciendo Coaching con profesionales y con equipos de diversos ámbitos. El Coaching es Divergente en sus aplicaciones y poderoso cuando empiezas a experimentarlo.

Seguiremos trabajando Coaching como herramienta Divergente.

Divergente_Afincoach
Divergente_Afincoach