#FabricandoTalento2017 Mujeres de corresponsabilidad

Vista del Hotel Las Arenas

 

El pasado 27 de junio, asistimos a la V Edición  de #FabricandoTalento2017, organizado por Las Provincias, en asociación con EVAP BPW Valencia. Patrocinado por Ibercaja e Hidroaqua, en el entorno inigualable del Hotel Las Arenas de Valencia. El lema:  “Liderando el cambio”.

Las ponentes fueron todas mujeres, y el 95% de las asistentes también. (¡Lo que os perdisteis chicos!, ahora tenéis oportunidad de enteraros).

 

Abrieron las ponencias Carmen Alborch y Teresa Gisbert, bajo el título: “En defensa de la mujer”. Sus ponencias me parecieron muy indicadas para hablar sobre este tema, por su trayectoria profesional y personal.

Teresa Gisbert relató la historia reciente,  llamativamente con escasa, por no decir inexistente, presencia de la mujer en cargos públicos. Donde la jueza era la mujer del juez y chimpún. Y no hace mucho tiempo de ello, ellas lo han vivido.

Carmen Alborch hizo una ponencia desde su experiencia, con una reflexión obvia. En la actualidad,  si las abuelas se declararan en huelga, se pararía el país. Y es cierto, no fui consciente hasta escucharlo. Yo incluiría al colectivo de abuelos en general, ya que gracias a ell@s,  algunas podemos disfrutar más de nuestro trabajo y dedicarle más tiempo, sintiendo que nuestros hijos están en familia.

Mujeres en el deporte: Marta Fernández de Castro y Mercedes Peris.

Disfruté escuchando “Mujeres en el deporte” por su mentalidad fuerte, perseverante y abierta. Marta Fernández de Castro y Mercedes Peris, compartieron su experiencia, su sacrificio y su elección.  Se habló de renuncias, yo pienso que son elecciones que luego les llenaron de satisfacción personal. La ponencia de Mercedes fue para mí muy emocionante, aun teniendo clara su elección, la separación de su familia todavía se le hacía nudo. Pidieron igualdad en la visibilidad que ofrecen los medios de comunicación, a los logros de las mujeres deportistas frente a los hombres.

Mujeres en la alta direccion y Afincoach

“Mujeres en la Alta Dirección”: Laura Gascón y Sandra Deltell hablaron sobre sus claves para ocupar puestos de responsabilidad en empresas como Hidraqua y PWC Levante y Murcia respectivamente. El término corresponsabilidad frente a conciliación, me pareció uno a sustituir, en nuestro día a día. Independientemente de las condiciones laborales que cada una tenga, ejercer la corresponsabilidad en su particular ámbito familiar, es la corresponsabilidad de cada una.

En el turno de “Empresarias creativas” llegó para mí un momento bonito del evento. La participación de Rakel Cernicharo y Marta de Diego abrió un debate muy interesante, ya que por ser mujeres no todas tenemos que pensar y tener las mismas experiencias. Me pareció enriquecedor que se pueda mostrar,  2 experiencias de mujeres empresarias que han nacido en entornos  y con “mandatos familiares” diferentes.

Como dijo Marta de Diego, en su casa, que creo recordar eran 5 hermanos, no se distinguía entre chicos y chicas en cuanto a educación. Y en eso se incluye igualdad de tareas desde que uno nace. Desde ese prisma, partimos de una creencia potenciadora: “todos somos iguales”. Defendió en su ponencia y debate, que con esfuerzo y formación continua podemos optar a las mismas oportunidades.

Rakel Cernicharo, sí acusaba las diferencias en su sector entre hombres y mujeres, y eso le hacía sentir que no tenía acceso a corrillos de sus colegas masculinos, por ejemplo.

Seguramente no le han facilitado entrar en dichas conversaciones, pero ella  tampoco se ha permitido entrar sin recibir invitación. Seguramente Marta de Diego en alguna ocasión no fue la elegida o ganadora de algo, por ser mujer. Pero no se dio cuenta, porque en su mente, la diferenciación entre hombre y mujer, no cabe.

Para mí, esa fue la diferencia entre la experiencia de una y de otra. No viven en mundos diferentes pero sí que interpretan lo que viven de manera diferente. Los recuerdos no son la realidad de lo que ocurrió, si no de como nosotros la interpretamos.

Ambas me parecieron 2 mujeres de referencia, donde incluyo al resto de las ponentes.

Ponentes #FabricandoTalento2017

Si nos ceñimos a los datos objetivos, la desigualdad en salarios y oportunidades entre hombres y mujeres no se justifica, pero existe.  Y eso es un hecho, no una opinión. Cada padre y cada madre nos educó como mejor supo y pensó. Y cada una, en base a esa educación y a su experiencia, se enfrenta con su subjetividad de igualdad o desigualdad, en su día a día.

Como Coach, objetivamente miro los datos, escucho las grandes dificultades vividas por muchas mujeres que nos han abierto, y todavía hoy, nos abren oportunidades. Elijo vivir desde la responsabilidad de hacerme cargo de esta situación, tomar consciencia y cuando requiere esforzarme doble, hacerlo. La satisfacción también es doble, esa es la ventaja.

Gracias a FabricandoTalento2017 por dar la oportunidad de tener diferentes puntos de vista sobre nuestra condición de mujer, enriqueció el evento.

Gracias a tantas mujeres que fueron valientes y abrieron su mente para abrirnos, a otras como yo, el camino.

Gracias a las mujeres de mi vida: mi hija, mi madre, mis abuelas, mi suegra, mis Coachs de referencia, mi socia, mis compañeras de trabajo  y mis amigas con encanto.

Feliz Verano Afincoach

Encajar las piezas: Mujer, Madre y Trabajadora mediante la Aceptación.

20150910_190224_resized

Hace unos días me propusieron una de las entrevistas de radio que me ha hecho más ilusión por tratar de #Mujeres y #Coaching.

ICF en sus objetivos básicos de promover el arte, la ciencia y la práctica del Coaching, colabora semanalmente con Onda Mujer, que es la primera radio digital hecha por y para mujeres.

El tema a tratar: como encajar las piezas de Mujer- Madre- Trabajadora. La respuesta: la Aceptación.

Este espacio radiofónico llamado “Coaching” está conducido por Laia El Qadi Cueto y cuenta con la colaboración de María López Herranz, Past Presidente de ICF, y Cris Moltó, Vocal de Marketing y Comunicación de la Junta Directiva de ICF.

Os dejo el enlace: http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Aceptación Vs Tolerancia.

En Coaching decimos que la Aceptación legitima la diferencia con el otro. Acepto que soy diferente al otro.

En este caso, me refiero a la Aceptación que legitima la diferencia con mi yo anterior. Cuando el “otro” somos nosotras mismas, porque ahora además de mujer trabajadora, somos madres.

En nuestra sociedad la tolerancia tiene un significado diferente a la tolerancia como distinción de coaching. Tolerancia es una conflicto en diferido: convivo con lo que no me gusta. Voy llenando «mi mochila» de cosas que estoy haciendo que no me gustan o que no me gusta como las estoy haciendo. (no llego a todo, me he olvidado de esto, estoy muy cansada y no me aguanto ni yo, soporto que me juzguen como menos profesional que antes de ser madre, no veo más allá de la próxima hora, no tengo capacidad de planificación e incluso de decisión, no tengo objetivos).

En resumen, no acepto que ahora soy diferente. Vivo en la Tolerancia.

Utilizo el vocabulario del “deber”..Tengo que ser una excelente profesional, tengo que pasar tiempo con mis hijos, tengo que ser una gran madre…tengo que, tengo que, tengo que…. todo con el lenguaje de la obligación. Agotador.

Vivo en la exigencia de hacerlo todo “perfecto” y tenerlo todo bajo control. Veo lo que me dejo por hacer, lo que me falta para …., arrastrada por el día a día, diciendo a todo que si, y si digo que no, sintiéndome fatal, alabando y reconociendo lo que hacen otr@s, comparándome sin darme cuenta en lo que destacan o en lo que les va bien, culpabilizándome por las expectativas no cumplidas…..

Todo esto mal enfocado nos hace llevar una pesada losa día a día.

Así es como llega una mujer a un Proceso de Coaching, con un lenguaje negativo sobre su vida y sobre ella, y con un lenguaje de víctima: “qué puedo hacer yo, el día a día puede conmigo”.

¿Qué se trabaja en el Proceso de Coaching?

La Aceptación de ella en este momento en el que está. El coaching no es café para todos, por lo que para cada mujer, esta Aceptación tiene sus componentes particulares, que los agrupo en:

Vivir esta nueva etapa como una oportunidad de aprendizaje. Desde la mirada de novata, porque somos novatas realmente, no nos hemos encontrado antes en esta situación. Los errores son errores de los que aprendo, y no fracasos como madre y como profesional, con alto contenido de culpabilidad.

Reforzar la autoestima, en cuanto al reconocimiento de todo lo bueno que hacemos, de cómo nos esforzamos y que lo hacemos de la mejor manera que sabemos.

Cambiar el Deber por el Querer: estar donde quiero, y no hacer lo que quiero, si no querer lo que hago.

Desde ese querer, establecer los objetivos de nuestra vida, del largo plazo, y del día a día es fácil. Esto nos permite priorizar, organizarnos, mejorar la gestión de nuestro tiempo, porque lo que hacemos, lo hacemos bajo el foco de nuestros objetivos.

Incorporar 2 distinciones que marcan el antes y el después de un Proceso de Coaching:

La excelencia frente a la exigencia, y la Liviandad.

Vivir en la Excelencia es vivir hoy de la mejor manera que sé, a través de la confianza en mí misma y en los demás, sabiendo que soy muy válida y que si algo no ha salido como esperaba, puede hacerlo de otra manera y obtendré resultados diferentes. Celebrando los éxitos por muy pequeños que sean.

Liviandad es la emoción que permite disfrutar del día a día, estar presente y atenta en lo que estoy haciendo en este momento, poniendo humor incluso cuando me equivoco, pensando que en cada error hay una oportunidad de aprendizaje. Restando transcendencia a lo que ocurre.

Ser la protagonista de su vida, que implica responsabilizarse con lo que hago y con lo que no hago.

Este post y la entrevista de Onda Mujer, habla de las mujeres con las que como Coach he trabajado en Procesos de Coaching ya sea a nivel Ejecutivo o a nivel Personal. Y también habla de mí, porque yo antes de ser Coach, fui Coachee (persona que realiza un proceso de Coaching).

Hacer el Proceso de Coaching me permitió desenroscar los nudos que se habían hecho en mí en esa vorágine en la que me tiré de cabeza cuando comencé el mejor camino de mi vida que es ser madre. (Y a desenroscar algunos anteriores también).

Me ha dado las herramientas para decidir cómo quiero vivir: disfrutando de lo que hago desde la Excelencia y la Liviandad.

Ser Coach Ejecutiva por ICF, me da la oportunidad de aprender todos los días de las personas con las que trabajo, y el gratificante regalo de ver como las mujeres, tienen un alto compromiso con lo que se proponen y cuando encuentran el acompañamiento necesario que ofrece el Coaching, llegan más allá de lo que se habían propuesta al iniciar el Proceso. Y como efecto secundario: se sienten bien.

Os dejo la entrevista que ha sido la causa de este Post.

Gracias a ICF por contar conmigo.

http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Puedes solicitar una sesión de Coaching gratuita a través de nuestra web www.afincoach.com para saber qué puede hacer el Coaching por ti en concreto.