Cuando yo elijo mi actitud ante mi destino

Este verano, aprovechando las vacaciones en Alemania, decidimos visitar un campo de concentración cercano a Berlín: Sachsenhausen. No tenía claro que estuviésemos preparados ni individualmente, ni como familia, para entender lo que íbamos a ver y oír, pero también debía ser una visita que nos enseñaría mucho.

Según vas avanzando hacia la entrada, te topas con el primer contrasentido de toda aquella locura, escrito con letras de hierro en la puerta de acceso: «Arbeit macht frei», el trabajo hace libre. ¿Qué sentiría un hombre al atravesar esa verja?¿Qué entendería que podía esperarle?

Y poco a poco, te van explicando cómo hacían su trabajo los nazis para ir quitando la dignidad y el interés por la vida a los prisioneros. Las condiciones de vida eran ínfimas, no pudiendo tener ni condiciones mínimas de higiene, con estas «palanganas grandes» con aguas sucias por toda bañera, por ejemplo. Incluso el suicidio podía tornarse atractivo.

2016-08-16 13.32.36

Viendo y escuchando los horrores que ocurrieron en aquella época, y en la posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando el campo quedó como «campo especial» del servicio secreto soviético, te viene a la mente la capacidad de superación que debieron tener aquellas personas para sobreponerse a todo el sufrimiento físico y mental que les proporcionaron.

Seguramente muchos conocéis el libro de Viktor Frankl, «El hombre en busca de sentido», en el que narra desde su experiencia las fases por las que un preso pasaba al estar en un campo de este tipo, o en campos de exterminio como donde él estuvo.

Frankl incluye el sufrimiento como algo intrínseco a nuestra naturaleza humana y como una oportunidad de desarrollo, aprendizaje y sentido. Se te hace difícil de concebir como concepto inicialmente, aunque se puede entender cuando expone que en las más aberrantes y extremas condiciones de sufrimiento y deshumanización, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual:

«…al hombre se le puede arrebatar todo excepto una cosa: la última de la libertades humanas –la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino.»

Como dijo Nietzsche «el que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo«. Cualquier hombre puede ser feliz, sólo debe tener un rumbo marcado y una meta clara, en las que ponga todo su esfuerzo y voluntad, y siempre y cuando elija «querer vivir», podrá hacerlo felizmente; a pesar de que su entorno sea perjudicial y contrario a sus principios y valores morales. Estas bases pudieron ayudar a muchos de los que estuvieron allí dentro, gestionando una incertidumbre brutal, sobre cuándo, cómo, qué, cuál sería su destino….

Leyendo este libro, y viendo parte del horror que sintieron las personas que encerraron allí, nos da idea realmente de esa actitud que el ser humano puede elegir tener.

Si en condiciones límites puede encontrarse un porqué, muchos de nosotros estamos retados a encontrar nuestro porqué, cuando nuestras circunstancias y entorno no son tan extremas.

¿Qué nos hace felices? ¿Por qué luchamos día a día? ¿Cuál es el sentido que elegimos darle a nuestra vida?¿Qué actitud quiero tomar?

JJOO Rio 2016: “ESFUERZO Y SUPERACIÓN: EL PODER DE LA MENTE”

Rio16

No sé si compartiréis conmigo el amor al deporte, pero no puedo dejar de mencionar en estos días los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro y no por el acto en sí, sino por la cantidad de historias personales que cada uno de los cientos de deportistas llevan a sus espaldas. Todas, seguro, cargadas de mucho sacrificio, enorme esfuerzo, trabajo, persistencia y afán de superación. Y sin embargo, la gran mayoría, sin tener asegurado el éxito.

Cuatro años de entrenamiento físico y mental, con una única visión, medalla olímpica. Que se la juegan en unos pocos días y vuelta a casa. El cuerpo está en sus mejores condiciones pero ¿y su  mente? ¿estará a la altura en el momento del pistoletazo?. En ese momento todo depende de ella. Los psicólogos y coaches deportivos trabajan con ellos esa parte del cuerpo que es en esos momentos la más importante. Hemos podido ver cómo se le da la vuelta a un partido de tenis, cómo desde una quinta posición, se puede «esprintar» y llegar en segundo o tercer puesto, etc etc. Ahí está la mente, en su mejor momento, retándonos, exigiéndonos. Para ello se ha entrenado.

Yo me imagino que en ese momento la mente les está diciendo: “¿tanto esfuerzo para un quinto puesto?, ¿te vas a quedar mirando cómo otro se lleva la medalla?¡¡¡corre, vuela y supérate!!! ¡¡¡Tú puedes más!!!.

A mí me inculcaron el deporte desde muy pequeña,  en mi colegio en un pueblo de la Mancha, en el que nuestro profesor de gimnasia, un gran apasionado, nos exigía y nos hacía esforzarnos mucho, y a costa de su tiempo (seguro que no cobraba más por ello). Hacíamos horas extra de entrenamiento para luego llevarnos los fines de semana a campeonatos provinciales e interprovinciales. Gran época aquella. Y cómo nada olvidamos, desde hace 4 años he vuelto a correr y a hacer salto de altura. Hace tan solo 6 meses, mi mente me decía que no podría pasar de los 6 kilómetros pero me di cuenta, que todas las limitaciones están en la mente, así que me dije: “¿cómo que no puedes? Aunque sea andando, tú hoy vas a hacer 10 km”. Y los hice. Tardé 1 hora y 3 minutos, pero lo hice. Desde entonces, ya no me permito hacer menos y los tiempos van variando, pero eso es lo de menos. Con lo que me quedo es que mi mente dominó a mi cuerpo, y me siento muy orgullosa. Ahora trato de comparar ese reto deportivo con retos profesionales y me digo “¿cómo que no puedes? Claro que sí. Si otros pueden, tú también”.

Muchos ya sabréis que el coaching surgió en el deporte. Se trataba de incomodar a la persona y retarle para que se superara e intentara cosas que no se creía capaz. Después se llevó a la empresa y la gran mayoría de personas que lo ha experimentado han quedado encantados. Han ampliado su ángulo de visión y de acción sobre sus posibilidades, han destruido creencias irracionales limitantes y ello les ha permitido probar cosas nuevas, algunas con éxito y otras no tanto pero todas con un gran aprendizaje detrás. Puedes ser el mejor de los técnicos en tu trabajo que si no sabes pensar y dirigir tu mente, no llegarás muy lejos en tu carrera profesional. Entonces, ¿por qué estudiamos tanto, nos preparamos tanto, hacemos mil masters, trabajamos y trabajamos para tener más experiencia y por el contrario, no preparamos nuestra mente?. Ella será en definitiva, la que a la hora del pistoletazo, decidirá si tenemos o no éxito.

Nuestras habilidades e inteligencias inter e intrapersonal y lingüística, serán las que decidan nuestro futuro, mucho más allá de nuestras titulaciones y masters.

¿Para qué no trabajar en ellas?logo

Coaching en procesos de fertilidad

Hace no mucho, tuve la oportunidad de asistir a un congreso que reunía sanitarios especialistas en fertilidad humana. Se trataban todos los temas relativos a ello, desde la fertilidad natural facilitada por la edad, salud y condiciones adecuadas de ambos padres, hasta otras situaciones que se viven actualmente en muchas clínicas de fertilidad, que son variadas:

  • parejas que descubren el deseo de ser padres cuando su edad supera los 40 años
  • familias monoparentales
  • parejas que eligen la vitrificación de óvulos porque quieren retrasar el momento de ser padres por razones económicas, laborales, etc.

De entre ellos, y por el contenido que tuvo, y que tiene en común con este blog, quería destacar uno en el que se abordaba el coaching como herramienta de acompañamiento para parejas en procesos de fecundación in vitro y  similares.

Cada vez son más las clínicas, muchas de ellas privadas, que son conscientes de la situación emocional por la que pasan muchas parejas cuando se someten a procesos de fertilidad, y que están empezando a ofrecer procesos de coaching para ellos. Es un periodo en el que surge la incertidumbre, las expectativas, donde pueden aflorar sentimientos de culpa y duda, unido a todos los cambios a los que la mujer se somete fisiológicamente, y en los que la pareja va a acompañarle en todo lo que puede. Los servicios de un psicólogo son necesarios en caso de pérdida del feto esperado, para gestionar por ejemplo ese periodo de duelo que ha de pasarse. Y también la actividad de un coach, que podrá acompañar a la pareja (o a la mujer que decide ser madre soltera), de modo que todas las emociones que vayan surgiendo puedan ser gestionadas adecuadamente por los potenciales padres.

Por eso tiene mucho sentido ver en este tipo de congresos a un coach que pueda aportar su experiencia y conocimiento a los sanitarios (muchos de ellos enfermeros) para que sepan cómo manejarse en estas situaciones, aportando sus mejores herramientas al servicio de estas parejas.

Poco a poco se irá convirtiendo en una figura habitual y necesaria en estos entornos, y pasaremos a verlo como lo que es en ese ayudarme a gestionar las emociones que me surjan en estos momentos tan especiales.

LA FÁBULA “LA RANA EN EL POZO”

Seguramente más de uno conocéis esta fábula. La leí hace poco, y aún conociéndola de antes, disfruté leyéndola de nuevo, ya que me resulta de los más aleccionadora, y también divertida, así que quería compartirla con vosotros:

«Un grupo de ranas viajaba por el bosque, cuando de repente dos de ellas cayeron a un pozo profundo. Las demás ranas se reunieron alrededor del pozo y, cuando vieron lo profundo que era, les dijeron a las ranas que cayeron, que era imposible salir, que debían abandonar y darse por muertas. Sin embargo, ellas seguían intentándolo con todas sus fuerzas. Las ranas de fuera insistían, les decían que esos esfuerzos serían inútiles, que nunca podrían salir. Una de las ranas atendió a lo que las demás decían, dejó de esforzarse, se dio por vencida y murió. La otra rana continuó saltando con tanto empeño como le era posible. La multitud le gritaba que era inútil pero la rana seguía saltando, cada vez con más fuerza….hasta que finalmente consiguió salir del pozo. Las otras le preguntaron: – ¿Acaso no escuchabas lo que te decíamos? La ranita les explico que era sorda y que creía que las demás la estaban animando desde el borde a esforzarse más y más para salir del hueco.»

La moraleja de esta fábula nos dice que una voz de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudarle, mientras que una palabra negativa puede acabar por destruirlo. Debemos tener cuidado con lo que decimos, pero sobre todo con lo que escuchamos.

Esta es una historia que puede tener su reflejo en muchas situaciones de nuestra vida, personal y profesional. Y en esta ocasión, cuando la leía, no pude evitar acordarme de los emprendedores, y de cómo puede llegar a aplicarse este cuento en su realidad: Aquellos de vosotros que estáis pensando en realizar vuestro sueño, o estáis ya en ello con el proyecto en marcha, ¿cuántas veces habéis oído frases de desaliento como?:

  • «Con la crisis que hay, este es el peor momento para que pienses en poner en marcha ésto»
  • «Deberías pensar en un negocio en un área en el que ya tengas experiencia, no en algo de lo que tienes que empezar por conocer su mercado»
  • «Piénsatelo bien, que necesitarás una gran inversión inicial y capacidad de aguante financiero al inicio, ¿tienes dinero suficiente?¿Que vas a pedir un préstamo?»
  • «estarías mejor trabajando por cuenta ajena»

¿Y cuántas veces las frases han sido de apoyo y confianza en lo que vas a realizar?

Así que mis preguntas para vosotros hoy son:

¿Cómo dejas que te influya lo que te dice tu entorno?

¿Cuál crees que es LA verdad a seguir? Es más; en realidad ¿qué verdad quieres seguir?

Es cierto que el emprendedor, más si proyecto se inicia como una iniciativa de autoempleo, puede sentirse solo en el camino de arranque. Y esta soledad puede ser la peor compañera a la hora de estar en disposición de escuchar una u otra conversación. Seguramente escuchará la que le lleve al análisis crítico de diferentes puntos de su proyecto (y  con ello a «auto argumentarse» en contra de seguir adelante)

Por eso, ¿QUÉ ES LO QUE ESTÁS DISPUESTO A ESCUCHAR? o quizá lo mejor en determinados momentos sea ser esa RANA SORDA, que interpreta lo que cree que está ocurriendo a su alrededor de la manera que necesita en ese preciso momento.

¿Qué te impide buscar las mejores palancas que impulsen aquello en lo que estás convencido de sacar adelante?¿Necesitas herramientas? Ponlas en tu camino.

 

Gente impresionante. Tú, ¿para cuándo?

 

Antes de comenzar a escribir más en este post, me gustaría que vieras este enlace para que estuviéramos en igualdad de condiciones.

People are Awesome 2015

gente impresionante awesome

Gente Impresionante

¿Los has visto? son personas que hacen cosas sorprendentes, gente impresionante. Después de disfrutar viéndolo estas Navidades me surgió una reflexión. Como Coach, en mi tarea de difundir el arte del Coaching, no es fácil que la persona decida mejorar o superarse de manera inmediata, que lo sienta como una prioridad. Hay razones varias. Y también hay excusas y justificaciones variadas, algunas realmente ingeniosas.

Las personas del vídeo hacen cosas realmente extraordinarias, espectaculares, que conllevan una superación diaria, una altísima resiliencia y una buena dosis de esfuerzo. ¿Qué cara pongo ahora cuando ante plantear una mejora en la vida personal o profesional me digan: no tengo tiempo, no puedo ponerme ahora con esto, uffff, imposible en este momento de mi vida, que otra cosa puedo hacer yo, que otra cosa voy a encontrar, virgencita que me quede como estoy…? no estoy ofreciendo que te conviertas en uno de tantos que salen en el vídeo, si no que te comprometas contigo y en vez de poner excusas o justificarte en tu lenguaje de víctima, perfeccionado cada año, decidas vivir este año algo diferente y bien enfocado.

 

Tú ¿para cuándo?

afincoach_para_cuando_1“El compromiso es la respuesta valiente de quienes no quieren malgastar su vida, si no que desean ser protagonistas de la historia personal y social” Juan Pablo II

Y así es, es normal que te ocurran cosas cuando el barco de tu vida va sin timón, porque no va por donde quieres, si no por donde te lleva el viento, el mar, y cualquier cosa que ocurra en tu entorno. Y  lo que te queda es quejarte, lamentarte, resignarte…. Es la pregunta de ¿Qué puedo hacer yo con todo esto que me pasa? Tomar las riendas y si lo que te está ocurriendo, no son las cosas que quieres, prueba a hacer algo diferente a ver qué ocurre. Como se dice, el No ya lo tienes.

gente_impresionante_afincoachYa se que estos días hay muchas propuestas para plantearnos que hacer este año, pero es que es un buen momento para ello. Puede ser que si no te interesan este tipo de  post, sea por miedo a la tentación de hacer algo diferente. Y si has llegado hasta aquí leyendo… sigue adelante y busca la manera para que este año no sea otro año de la marmota. Pon timón en tu barco y dirige tu vida.

El Equipo de Coaches certificados Afincoach te deseamos un buen 2016 y Coaching para conseguir lo que te propongas, con un timón de características acorde al destino al que quieras llegar y por el rumbo que tengas que navegar.

Y …..¡Disfruta del viaje!

compentencias_afincoach_2016

 

REINVENTARNOS PROFESIONALMENTE

Me gustaría hablar esta semana sobre la reinvención de uno mismo. Creo que es un gran tema, ya que además a la vuelta de la esquina nos preparamos para comenzar un nuevo año.

En esta época del año, todos nos hemos planteado en más de una ocasión el hacer una lista (más o menos extensa) de temas pendientes que sí o sí queremos mejorar o cambiar. Y ocurre que muchas veces estos cambios que buscamos, se centran en el terreno laboral.

Mientras pensaba en el tema, me acordé de un buen artículo de Harvard Business Review de hace unos años, escrito por Dorie Clark llamado «Reinventar su marca personal». Fue tal vez uno de los primeros esfuerzos para aplicar técnicas de marketing para la marca personal, como se puede deducir de los cinco puntos clave:

(1) Definir tu destino
Hacer un balance de lo que hay que hacer para llegar allí, y adquirir las habilidades necesarias.

(2) Aclarar nuestra propuesta de valor
Distingámonos al aprovechar nuestros puntos de diferencia.

(3) Preparar un breve relato
Describamos nuestra evolución en términos del valor que podemos ofrecer a los demás, centrándonos en esta parte.

(4) Ser activos digitalmente hablando
Podemos reintroducirnos utilizando los medios digitales y aprovechando las oportunidades de mostrar todas nuestras capacidades.

(5) Documentar y compartir nuestros éxitos
Demostrar nuestra valía mediante el establecimiento y la promoción de nuestro recorrido

El libro Reinventing you, de Dorie Clark, trata este tema de reinventarse. Os aconsejo su lectura en caso de que estéis dándole una vuelta a vuestra marca personal.
Lo interesante de la reinvención personal puede ser el hecho de convertir esto en un hábito. Es decir, el dedicarse el tiempo necesario para revisar de forma periódica si estamos donde y como queremos estar. Si uno se toma este tiempo de reflexión logrará dar sentido a lo que realiza, y encontrar el lado de su trabajo que le aporta energía.

Os deseo un feliz año nuevo, y espero que encontreis el tiempo no sólo para pensar en lo que queréis lograr profesionalmente en 2016, sino también para volcaros en realizar los esfuerzos que os llevarán hasta allí.

Encajar las piezas: Mujer, Madre y Trabajadora mediante la Aceptación.

20150910_190224_resized

Hace unos días me propusieron una de las entrevistas de radio que me ha hecho más ilusión por tratar de #Mujeres y #Coaching.

ICF en sus objetivos básicos de promover el arte, la ciencia y la práctica del Coaching, colabora semanalmente con Onda Mujer, que es la primera radio digital hecha por y para mujeres.

El tema a tratar: como encajar las piezas de Mujer- Madre- Trabajadora. La respuesta: la Aceptación.

Este espacio radiofónico llamado “Coaching” está conducido por Laia El Qadi Cueto y cuenta con la colaboración de María López Herranz, Past Presidente de ICF, y Cris Moltó, Vocal de Marketing y Comunicación de la Junta Directiva de ICF.

Os dejo el enlace: http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Aceptación Vs Tolerancia.

En Coaching decimos que la Aceptación legitima la diferencia con el otro. Acepto que soy diferente al otro.

En este caso, me refiero a la Aceptación que legitima la diferencia con mi yo anterior. Cuando el “otro” somos nosotras mismas, porque ahora además de mujer trabajadora, somos madres.

En nuestra sociedad la tolerancia tiene un significado diferente a la tolerancia como distinción de coaching. Tolerancia es una conflicto en diferido: convivo con lo que no me gusta. Voy llenando «mi mochila» de cosas que estoy haciendo que no me gustan o que no me gusta como las estoy haciendo. (no llego a todo, me he olvidado de esto, estoy muy cansada y no me aguanto ni yo, soporto que me juzguen como menos profesional que antes de ser madre, no veo más allá de la próxima hora, no tengo capacidad de planificación e incluso de decisión, no tengo objetivos).

En resumen, no acepto que ahora soy diferente. Vivo en la Tolerancia.

Utilizo el vocabulario del “deber”..Tengo que ser una excelente profesional, tengo que pasar tiempo con mis hijos, tengo que ser una gran madre…tengo que, tengo que, tengo que…. todo con el lenguaje de la obligación. Agotador.

Vivo en la exigencia de hacerlo todo “perfecto” y tenerlo todo bajo control. Veo lo que me dejo por hacer, lo que me falta para …., arrastrada por el día a día, diciendo a todo que si, y si digo que no, sintiéndome fatal, alabando y reconociendo lo que hacen otr@s, comparándome sin darme cuenta en lo que destacan o en lo que les va bien, culpabilizándome por las expectativas no cumplidas…..

Todo esto mal enfocado nos hace llevar una pesada losa día a día.

Así es como llega una mujer a un Proceso de Coaching, con un lenguaje negativo sobre su vida y sobre ella, y con un lenguaje de víctima: “qué puedo hacer yo, el día a día puede conmigo”.

¿Qué se trabaja en el Proceso de Coaching?

La Aceptación de ella en este momento en el que está. El coaching no es café para todos, por lo que para cada mujer, esta Aceptación tiene sus componentes particulares, que los agrupo en:

Vivir esta nueva etapa como una oportunidad de aprendizaje. Desde la mirada de novata, porque somos novatas realmente, no nos hemos encontrado antes en esta situación. Los errores son errores de los que aprendo, y no fracasos como madre y como profesional, con alto contenido de culpabilidad.

Reforzar la autoestima, en cuanto al reconocimiento de todo lo bueno que hacemos, de cómo nos esforzamos y que lo hacemos de la mejor manera que sabemos.

Cambiar el Deber por el Querer: estar donde quiero, y no hacer lo que quiero, si no querer lo que hago.

Desde ese querer, establecer los objetivos de nuestra vida, del largo plazo, y del día a día es fácil. Esto nos permite priorizar, organizarnos, mejorar la gestión de nuestro tiempo, porque lo que hacemos, lo hacemos bajo el foco de nuestros objetivos.

Incorporar 2 distinciones que marcan el antes y el después de un Proceso de Coaching:

La excelencia frente a la exigencia, y la Liviandad.

Vivir en la Excelencia es vivir hoy de la mejor manera que sé, a través de la confianza en mí misma y en los demás, sabiendo que soy muy válida y que si algo no ha salido como esperaba, puede hacerlo de otra manera y obtendré resultados diferentes. Celebrando los éxitos por muy pequeños que sean.

Liviandad es la emoción que permite disfrutar del día a día, estar presente y atenta en lo que estoy haciendo en este momento, poniendo humor incluso cuando me equivoco, pensando que en cada error hay una oportunidad de aprendizaje. Restando transcendencia a lo que ocurre.

Ser la protagonista de su vida, que implica responsabilizarse con lo que hago y con lo que no hago.

Este post y la entrevista de Onda Mujer, habla de las mujeres con las que como Coach he trabajado en Procesos de Coaching ya sea a nivel Ejecutivo o a nivel Personal. Y también habla de mí, porque yo antes de ser Coach, fui Coachee (persona que realiza un proceso de Coaching).

Hacer el Proceso de Coaching me permitió desenroscar los nudos que se habían hecho en mí en esa vorágine en la que me tiré de cabeza cuando comencé el mejor camino de mi vida que es ser madre. (Y a desenroscar algunos anteriores también).

Me ha dado las herramientas para decidir cómo quiero vivir: disfrutando de lo que hago desde la Excelencia y la Liviandad.

Ser Coach Ejecutiva por ICF, me da la oportunidad de aprender todos los días de las personas con las que trabajo, y el gratificante regalo de ver como las mujeres, tienen un alto compromiso con lo que se proponen y cuando encuentran el acompañamiento necesario que ofrece el Coaching, llegan más allá de lo que se habían propuesta al iniciar el Proceso. Y como efecto secundario: se sienten bien.

Os dejo la entrevista que ha sido la causa de este Post.

Gracias a ICF por contar conmigo.

http://prnoticias.com/podcast/ondamujer/coaching/20146141-aceptamos-madre-mujer-trabajadora

Puedes solicitar una sesión de Coaching gratuita a través de nuestra web www.afincoach.com para saber qué puede hacer el Coaching por ti en concreto.

Mi incertidumbre y yo. Cómo manejarla en la era del cambio

«CUANDO NADA ES SEGURO, TODO ES POSIBLE»

Definen la incertidumbre como la falta de certeza; falta de seguridad o confianza en lo que va a pasar en el futuro. En muchos casos se relaciona esta incertidumbre con el miedo y la inquietud.

Cuando tengo establecido un orden y una serie de acciones sucesivas, cuando considero que TODO será estático y permanente hasta el fin de los tiempos, cualquier cambio en ésto me va a provocar incertidumbre, ya que las cosas no ocurrirán según tenía pensado, y controlado. Y esto me provocará miedo: «¿Qué va a pasar? ¿qué tengo que hacer ahora? ¿Cómo se hacen las cosas a partir de hoy?…». Esta actitud me sitúa en una posición de exposición, de debilidad ante lo que haya de ocurrir, ya que las emociones que sentiré en esos momentos serán negativas (miedo, presión, duda, desconocimiento, desconfianza de quien me rodea o de lo que haya de ocurrir), nada de lo que esté ocurriendo estará bajo mi control, ni podré hacer nada por evitarlo o cambiarlo.

 

Pero se da la circunstancia de que hoy en día más que nunca, nos movemos en un entorno cambiante constantemente, en el que nada es seguro y mucho menos fijo en base a lo calculado años antes.

Ante ésto, ¿cómo voy a posicionarme?¿Cómo decido enfrentarme a estas situaciones?

Seguro que quien lee ésto, se puede identificar si concretamos con algún pequeño ejemplo:

acaban de comprar mi empresa;

recientemente han reeestructurado la compañía;

el sector X, tan estable hasta la fecha, empieza a tener decrecimientos anuales a pesar de que hemos estado trabajando en aquello que antes siempre funcionó;

quiero dar un cambio en mi trayectoria profesional y emprender un proyecto de forma independiente, en una área nueva en la que no tengo tanto expertise, ¿estaré acertando con esta decisión?;

me enfrento a un cambio personal (de forma voluntaria o no) que supone un giro considerable en lo que era mi vida hasta hoy

 

Y con todo lo anterior me pregunto ¿qué va a pasar a partir de ahora?

 

Pues bien, es aquí donde mi incertidumbre puede apoderarse de mí, llevándome a la parálisis, o al agobio por esa espera «eterna» en la que no consigo encontrar las respuestas que esperaba, y el medio para volver cuando antes a lo que yo tenía, a lo que controlaba y conocía, y que me llevaba al objetivo que yo tenía por el camino recto más cómodo.

Pero como decía, hoy en día hemos de aprender a convivir con la incertidumbre, y porqué no, a sacar provecho de ella. Si acepto lo que está ocurriendo, y desde ahí aprendo a gestionar MI incertidumbre, quizá pueda entender, y ver el lado beneficioso de ello; es posible que llegue a ampliar las herramientas de las que dispongo, con el fin de avanzar hacia mi meta por caminos inesperados y que incluso me aporten algo aunque me pueda parecer inverosimil en un inicio.

Si las preguntas que me hago, en lugar de las anteriores, son ¿Qué voy a hacer yo en esta situación?¿Cómo quiero que vayan sucediendo los acontecimientos?¿Qué puedo aprender de esta situación que estoy viviendo?, con toda seguridad mi posición cambia: empiezo a liderar mi propia vida y el momento en el que estoy, y mi actitud será otra mucho más retadora. Por tanto, lo mejor para nosotros será sacar ventaja y aprender a gestionar estos momentos de incertidumbre. ¿Cómo crees que puedes hacerlo tú?

 

«No tengo estilo, por eso sigo explorando y trato de renovarme cada día. No tengo certezas y mi alimento es la incertidumbre (Antonio Ibáñez)»

Sara y su enfoque positivo a imitar.

ENFOQUE_POSITIVO_2 !Todo el mundo a sus puesto!

!Septiembre ya está a mitad de mes!

Septiembre es un mes AGRIDULCE:

AGRI para los que son normalmente negativos y cuando les preguntas, ¿qué tal el verano? contestan (el primer día) uffff ya ni me acuerdo, acorde a una cara de estrés.

DULCE para los que son normalmente positivos, que aunque lleguen y se encuentren imprevistos laborables «non gratos», se detienen 5 segundos y se recrean en sus maravillosas vacaciones, recargan aire,  siempre a juego con una sonrisa.

Ultimamente ando pensando mucho en el optimismo y el pesimismo, en la cantidad de estímulos negativos que recibimos: noticias, programas de televisión, conversaciones con compañeros, familiares, amigos etc. que nos llevan al lado malo de las cosas, a cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, a la queja y a la vida desde el victimismo.

 

Hace unos días me encontré con Sara, ¿quién es Sara?

Una chica que ronda los 50, que ha pasado de tener un trabajo fijo en una peluquería a hacer la sustitución de agosto en la peluquería, cobrar prestación por desempleo y entrar en la bolsa de trabajo de su pueblo donde este año ha trabajado como jardinera.

Sara te regala siempre una sonrisa, tiene una conversación amable y alegre incluso cuando te cuenta que por hacer la sustitución de agosto en la peluqiería, ha tenido que dejar pasar un nuevo trabajo de 4 meses, en la bolsa de trabajo su pueblo. Ella lo tiene claro, ¿cómo no va a hacer la sustitución de la peluquería?¿ para que llamen a otra? Con lo que a ella le costó encontrar ese trabajo, y yo añadiría, y con lo que le gusta.

Sara es una mujer que cuando le surgen las dificultades o no le salen las cosas como le gustarían, tiene un plan B, y tiene un plan B porque en vez de quedarse en la preocupación, que mala suerte, fíjate, ¿qué voy a hacer? se pone en acción y ya sabes, si haces cosas diferentes, obtendrás como mínimo, resultados diferentes.

Por ejemplo, no sabe si la volverán a llamar de la bolsa de trabajo, así que está haciendo una pequeña obra en casa para poner una salamandra (un tipo de estufa con leña que le caliente la casa) ya que el gasóleo es mucho más caro, y no sabe de cuanto dinero dispondrá este invierno.

Otro ejemplo es que le hubiera gustado casarse en Los Jerónimos de blanco y como una princesa, cuando lo cuenta la veo bajando por las escalinata en todo su esplendor. Pero ahora cerca de los 50, si se tuviera que casar lo haría con una boda íntima y si, de  blanco, pero sencilla.

Sara siempre trabaja con una sonrisa, dando su máximo, te transmite energía. Esto le ha ocasionado la antipatía de ciertos compañeros de la bolsa de trabajo de su pueblo, pero como está tan convencida que lo correcto es darlo todo y hacerlo con ilusión, que no se siente mal por esa enemistad.

Sara vive en la aceptación de sus decisiones sobre lo que la vida le depara, poniendo foco en lo que quiere hacer laboral o personalmente (sus objetivos), vive en la «ocupación» (haciendo), en vez de en la preocupación (en el lamento).

Seguro que hay muchas personas como Sara, y qué bueno sería que se dejaran oir más.

El Coaching tiene un «aprendizaje secundario» (aprendizaje que adquirinos sin darnos cuenta en un proceso de Coaching),  y es esa mirada positiva.

 

¿Por qué la prensa o una canal de televisión desde un enfoque positivo no tiene tanta tirada o audiencia?

No me refiero a noticias positivas, me refiero a la realidad tal cual sea con un enfoque positivo, un enfoque tipo Sara. Un canal con una programación basada en las bondades de las personas, en sus puntos fuertes, su crecimiento, su consecución de objetivos, su generosidad, su amor por la vida, sus planes B…cuando planteo esto me dicen:  porque no venderían nada, porque no tendrían audiencia.

Y ahora con la gorra de Coach pregunto ¿Para que vemos solo noticias tristes, tragedias, debilidades etc? o mejor aún…..¿para qué veríamos un canal o compraríamos un periódico con noticias o programas de enfoque positivo? ¿Para motivarnos?.……Ahí os lo dejo.

Si os apetece seguir leyendo en positivo, os dejo este antiguo post que escribió mi compañero Emilio Lahuerta de “quiero ser feliz” por decreto ley. Me encanta.

 

Mis deseos para Sara:

Este post va por ti, gracias por provocar la sonrisa cuando hablo contigo o ahora cuando escribo sobre ti. Qué este año la vida te sorprenda con una buena oportunidad para poner en marcha  tus planes A, B o todos los que quieras. Nos vemos el verano que viene.

 

Afincoach_logofinal_completo

¿Cómo quieres ver la vida?

  1. blog2

¿Cómo quieres ver la vida? Afincoach te hace esa pregunta.

Una segunda pregunta podría ser ¿como víctima o haciéndote cargo de lo que te suceda?

Esta pregunta se contesta más o menos fácil según la vida que estés viviendo, según los acontecimientos que te haya tocado vivir.

Hace poco vi una entrevista (en el programa de Un Tiempo Nuevo) de alguien que decidió hacerse cargo de manera extraordinaria y no vivir solo como víctima, siéndolo con todas las letras. Esta persona fue Irene Villa. Esto es con lo que me quedé de esa entrevista y las similitudes con el Coaching que yo conozco y practico.

Tras el atentado que le cambió la vida, su madre le preguntó algo así como, ¿cómo prefieres vivir?, en la pena de lo que te ha pasado, odiando y maldiciendo, que tienes todo el derecho del mundo por lo que nos han hecho, o prefieres PERDONAR, ignorarlos y superar lo que te depare la vida a partir de este punto de inflexión. Decía algo así como vamos a imaginar que hemos nacido así. Elijas lo que elijas yo te apoyaré y estaré a tu lado.

Irene no se lo pensó mucho y eligió la segunda opción.

Hay momentos que nos cambia la vida y que la que conocíamos hasta entonces desaparece. Accidentes, enfermedades, pérdidas …..Cuando estos cambios nos ponen en una situación de gran sufrimiento, debería aparecer alguien y preguntarnos, ¿Cómo quieres vivir tu nueva vida? ¿Quieres que nos paremos juntos y veamos que alternativas tienes a partir de ahora? ¿me permites acompañarte para que veas más allá de la desgracia?

Estas preguntas poderosas nos harían replantearnos donde estamos, hacia donde queremos ir, con nuestros recursos y nuestras limitaciones. Como decía la madre de Irene, tienes la opción de ser infeliz, pero el que es infeliz no puede hacer feliz a nadie. O vivir en positivo, feliz, con un perdón sin condiciones.

No hubiera sido lo mismo si su madre le hubiera dicho: yo pienso que lo que tienes que hacer es perdonar, porque no vas a ser feliz…. no, le dio la elección de elegir como “quería” vivir, y no le dijo como “debería” vivir, aún sabiendo que opción era la buena. Y desde su elección le hizo aflorar su compromiso de como quería vivir. Cuando nosotros elegimos como queremos hacer las cosas, qué es lo que queremos conseguir, y no lo que debemos hacer o a donde debemos llegar, tenemos muchas probabilidades para conseguirlo.

Recapitulemos, preguntas poderosas, abrir alternativas, elegir a donde queremos ir y como…. esto me suena al Coaching que yo practico!. No todos tenemos a una persona cercana que en un momento dado, innatamente, nos va a hacer una pregunta poderosa que nos lleve a donde queremos ir. Pero sí podemos tener un Coach.

La importancia de ver las alternativas en nuestras situaciones límites.

El Coaching facilita la elección del camino a las personas que por una razón u otra, la vida que viven tiene una pendiente mucho más empinada y escarpada que para otros. El Coaching es una herramienta muy potente para el cambio, para ver alternativas, para ponernos en visión de qué queremos estar haciendo en un determinado tiempo, ¿ser víctima o responsable de tu vida?

No me gustaría acabar este Post sin añadir otra de las partes que me maravillaron de la entrevista y en la que también me sentí Afín. Irene dijo que ella pensaba que el Amor cura, llega allí donde la medicina no puede llegar. Cierto, el Amor es la emoción que todo lo puede. Y yo añadiría, Irene, que la gratitud también debe curar, lo digo por la gratitud que derrochabas en la entrevista. Impensable que una persona con lo que te sucedió pueda sentirse tan agradecida a la vida.

Y con amor, alternativas, positivismo, gratitud, superación, perdón a alguien o a ti mismo, hacer y no maldecir, preguntas poderosas y personas ejemplares.

Me despido como empecé: ¿Cómo quieres ver tu vida?